MULTIMEDIOS DIGITAL
2 de octubre de 2015 / 11:15 a.m.

Monterrey.- El investigador de la London School of Economicos, Satoshi Kanazawa publicó un estudio donde relacionaba la inteligencia (el IQ) con la propensión al uso de drogas psicoactivas, el sexo, así como la hora en que las personas duermen.

Para dar estos resultados el investigador se basó en tres estudios, el primero realizado por la compañía de juguetes sexuales británica 'Love Honey' donde informa que las personas inteligentes tienen más sexo, esto se comprobó a partir de los pedidos que hacen los estudiantes de las Universidades como Cambridge y Oxford, aparentemente más promiscuos o al menos más propensos a un erotismo mecanolúdico

Los estudios no señalan una casualidad y tampoco significa que etas actividades sean 'inteligentes' o generen inteligencia'.

El estudio realizado por National Child Development muestra que los niños británicos con coeficiente intelectual, medido antes de los 16 años, tienen mayor probabilidad de haber consumido drogas psicoactivas al cumplir 42 años de edad. Esto incluye drogas como los hongos alucinógenos y el LSD.

Kanazawa dentro de su hipótesis encontró evidencias de que las personas inteligentes tienden a la noche. El investigador mencionó en su estudio que tanto la tendencia a dormirse más tarde como la experimentación con drogas psicoactivas pueden explicarse conforme a la hipótesis de Interacción Savanna-IQ, que sugiere que las personas más inteligentes suelen adoptar valores y preferencias más novedosas.

Satoshi Kanazawa advierte en The Economist que “las personas inteligentes se desarrollan bien en casi cualquier aspecto de la vida moderna, menos en las cosas más importantes, como encontrar una pareja, criar un hijo y hacer amigos”. Y es que dormirse tarde y tomar drogas psicoactivas no necesariamente son actos de inteligencia, especialmente en tanto que su repetición suele ser poco saludable.