18 de marzo de 2014 / 10:30 p.m.

Chicago.- La delegación de hispanos que viajará al Vaticano el próximo jueves entregará al Papa Francisco una petición con más de mil firmas para que interceda ante el presidente estadounidense, Barack Obama, para que éste detenga las deportaciones.

La delegación de 18 personas sostendrá una audiencia privada con el Papa el próximo 26 de marzo, explicó Eduardo Piña, organizador del viaje.

Piña apuntó que durante la audiencia se le entregará al Papa Francisco un pliego petitorio dividido en tres partes, de las cuales la primera de ella se pide socorro para los cerca de once millones de inmigrantes indocumentados que se calcula que viven en el país.

La segunda parte, afirmó Piña, relata la historia de una familia indocumentada separada por las deportaciones, mientras que la tercera contiene el testimonio de una persona que trabaja con inmigrantes centroamericanos sobre los asesinatos, secuestros y violaciones a los que los inmigrantes están expuestos en su recorrido por México rumbo a Estados Unidos.

"Esto último es lo más cruel y algo que casi no se ve," señaló a Efe Piña, que dijo no entender cómo el Gobierno de Estados Unidos deja a niños huérfanos y en manos de padres adoptivos cuando los biológicos son deportados, lo que lleva a que muchos de ellos acaben en la "delincuencia".

Piña aseguró que espera un "milagro" del Papa, del que confía que transmita su mensaje a Obama en la audiencia que mantendrán al día siguiente, el 27 de marzo.

"La visita al santo padre es buscar un milagro a través de él, ya que somos once millones y medio de inmigrantes que no tenemos documentos; es un pueblo católico en el olvido, es un pueblo dañado dentro de una nación que lucha a nivel mundial para que se respeten los derechos humanos", recalcó.

La "esperanza" de la delegación, según Piña, es que Francisco interceda por un "pueblo sediento de justicia" y que, en su opinión, es la "manzana de la discordia" en la política nacional.

Agencias