MULTIMEDIOS DIGITAL
19 de agosto de 2015 / 01:15 p.m.

Monterrey.- En este regreso a clases uno de los más grandes temores de las madres de familia es que sus hijos se llenen de pediculus humanus corporis, mejor conocidos como piojos, parásitos que con sólo medir de 2 a 10 milímetros pueden causar una enorme picazón en el cuero cabelludo, mejor conocida con el nombre de pediculosis.

Las altas temperaturas son un factor para que estos parásitos se reproduzcan y prolonguen su tiempo de vida, y sobre todo para su transmisión, con lo cual logran afectar a una gran cantidad de personas, siendo los niños los más susceptibles a este tipo de infestaciones.

Aunque los piojos no saltan de una cabeza a otra, si pueden trasladarse al compartir objetos de uso exclusivo para el cabello como peines, ligas y adornos para sujetar el pelo; los piojos viven de 40 a 50 días y atraviesan por tres etapas.

Piojos, una amenaza en este regreso a clases

La primera de ellas consiste en la incubación de huevecillos, también denominados liendres, los cuales después de diez días nace un piojo al cual se le denomina ninfa que 12 días después se convierte en un piojo adulto que podrá poner hasta 10 huevecillos al día, chupar la sangre del cuero cabelludo y ocasionar comezón en el cráneo, nuca y hasta detrás de los oídos.

Para evitar contraer este tipo de parásitos es necesario no compartir con otras personas ligas, cepillos o cualquier otro objeto que se utilice en el pelo, así como evitar el contacto con personas que tengan pediculosis y sobre todo tener una higiene adecuada que implique lavarse todos los días el pelo.

peine
Las cerdas finas de los peines conocidos como 'chinos' facilitan el proceso de expulsión de estos organismos | ESPECIAL

Al erradicar la pediculosis es necesario dividir segmentos de cabello y examinarlo de manera minuciosa bajo una luz brillante, cepillar el cabello con un peine especial, el cual con sus cerdas finas puede facilitar la extracción de estos organismos, asimismo algún medicamento en forma de shampoo o loción cuyo principio activo sea la permetrina, una sustancia que actúa como insecticida y acaricida, así como un repelente para insectos y piojos.

Aunque algunas personas aseguran que es el ‘humor’ quien define el tener un brote de piojos, no está de más prevenir, sobre todo en este regreso a clases.