MANUEL GONZÁLEZ
28 de mayo de 2015 / 12:33 p.m.

Monterrey.- Según predicciones de Nostradamus se asegura que habrá un terremoto en Los Ángeles y San Francisco este jueves 28 de mayo a las 4 de la tarde tiempo de California. El poderoso terremoto sería de 9.8 grados en la escala de Richter, dos puntos más que el devastador terremoto del mes pasado en Nepal.

El presidente de Ditrianum Media quien ha analizado las profecías de Nostradamus, aseguró que si habrá un gran terremoto, esta afirmación se basa en una serie de alineaciones planetarias que se presentarán este jueves 28 de mayo, donde Venus y Mercurio señalan al océano Pacífico.

Modelos computarizados han demostrado que la Falla de San Andrés no es capaz de producir un sismo mayor a una magnitud de 8.3 grados. La falla de San Andrés es considerada como una de las fallas sísmicas más peligrosas ya que tiene una longitud de mil 300 kilómetros.

El riesgo de que se produzca un terremoto de magnitud 8 en California en las próximas tres décadas ha aumentado de un 4.7 a un 7 por ciento, según un estudio publicado por el Servicio Geológico de Estados Unidos.

La razón del incremento se explica por el consenso generalizado en torno al hecho de que los terremotos no se producen en fallas independientes, sino que pueden comenzar en una y saltar al resto, según indicaron los científicos estadounidenses.

Como resultado de ello, podría darse que múltiples fallas sufran las sacudidas de forma simultánea y provoquen un terremoto de gran escala.

Si bien los más escépticos dicen que es imposible que tenga lugar un terremoto así en California, algunos científicos aseguran que es muy probable, ya que un evento sísmico de esta magnitud ocurre cada 400 a 600 años. Sin embargo los últimos sismos en esa zona han sido en 1906 y en 1989 en el área de San Francisco.

Sin embargo, un escritor de New Scientist aseguró que la probabilidad de que el sismo en realidad ocurra es nula, ya que tener un alineamiento con la Tierra este jueves, será imposible.

"Permítanme ser claro: No pasará (el sismo). No puede. Lo peor es que ese día no habrá un alineamiento con la tierra", escribe Phil Plait.