AP
31 de mayo de 2016 / 03:01 p.m.

Estocolmo.- Por primera vez desde que se comenzó a conservar registros en 1749, en Suecia hay actualmente más hombres que mujeres.

Los suecos no saben qué hacer con su repentino superávit de hombres, lo cual es sumamente inusual en Occidente, donde las mujeres han sido históricamente mayoría casi en todos los países. Pero podría ser una señal de las cosas por venir en Europa en momentos en que la expectativa de vida y la migración transforman la demografía.

"Este es un fenómeno nuevo para Europa", dijo Francesco Billari, un demógrafo de la Universidad de Oxford que preside la Asociación Europea de Estudios de Población. "Nosotros como investigadores no hemos estado muy atentos a esto".

El momento clave del cambio en Suecia ocurrió en marzo del año pasado, cuando las estadísticas de población mostraron que había 277 hombres más que mujeres. Desde entonces la diferencia creció a más de 12.000.

Aunque esa cifra aún es pequeña en una población de casi 10 millones, "no es poco razonable" sospechar que Suecia tendrá un superávit grande de hombres en el futuro, dijo Tomas Johansson, un experto en población en la agencia nacional de estadísticas, o SCB.

A pesar de una tasa natural de natalidad de aproximadamente 105 niños por cada 100 niñas, las mujeres europeas han superado históricamente en cantidad a los hombres porque viven más años.

Un análisis de The Associated Press a estadísticas de población nacionales y de la Unión Europea sugiere que las mujeres seguirán siendo mayoría en la mayor parte de los países europeos durante décadas por venir. Pero la cifra de hombres por cada 100 mujeres, conocida como proporción de género, se está incrementando lentamente en Europa en su conjunto y rápidamente en algunos países del norte y centro del continente.

Noruega registró superávit de hombres en 2011, cuatro años antes que Suecia, mientras que Dinamarca y Suiza tienen casi una proporción de género de 100. Alemania, que tuvo un déficit no natural de hombres después de dos guerras mundiales, ha visto subir su proporción de 87 en 1960 a 96 el año pasado. Mientras tanto, la proporción en Gran Bretaña subió de 93 a 97 en el mismo período. Funcionarios británicos de estadísticas proyectan que los hombres serán mayoría en 2050.

Los investigadores no tienen una idea clara de qué le ocurre a una sociedad cuando la población se vuelve más masculina.

Tomas Sobotka, del Instituto de Demografía de Viena, dijo que en teoría un superávit de hombres podría incrementar el poder de negociación de las mujeres al permitirles darse el lujo de elegir mejor a la hora de escoger a una pareja. Pero también podrían verse en mayor riesgo de sufrir acoso por parte de varones frustrados por la dificultad para encontrar una esposa.