30 de julio de 2014 / 08:49 p.m.

Turquía.- Bulen Arinc, viceprimer ministro de Turquía, señaló en un discurso sobre la "corrupción moral" que "la castidad es tan importante [para las mujeres] que ellas no deben reírse en público".

Arinc es uno de los fundadores del partido islamista gobernante (Partido por la Justicia y el Desarrollo) y esgrimió ese comentario como una condena a la decadencia moral de la sociedad moderna.

"Los hombres deben observar la moral, pero las mujeres también. Deben saber lo que es decente y lo que no lo es". Para el viceministro, sonreir en público no es decente en una mujer.

Los comentarios del funcionario desataron una serie de respuestas de rechazo por parte de muchas mujeres a través de las redes sociales, como Facebook y Twitter, que como una manera de protestar y defender su libertad, compartieron sus fotos sonriendo.

Además, se han registrado más de 300 mil tuits que refieren al término "Kahkaha", palabra que en turco indica "risa", además de etiquetas como #direnkahkaha ("La risa de la resistencia") o #direnkadin ("Mujeres que resisten").

Como parte de las críticas de las mujeres, muchas sugirieron en sus comentarios que el gobierno debería centrarse en los problemas como las violaciones domésticas o las bodas forzadas de niñas. "Fueron unas declaraciones indignantes y muy conservadoras", declaró Ece Temelkuran, comentarista y política turca, que fue una de las primeras que tuiteó una imagen suya riendo y animó a muchas mujeres a hacer lo mismo. "Toda mi cronología se llenó de mujeres riendo. Fue extraordinario", celebró.

En Instagram, Hazal Naz Besleyici, de 23 años, comentó: "Soy libre, y reírme o no es mi decisión".

Por su parte, Selin Girit, periodista del servicio turco de la BBC, explicó que “la mayoría de las mujeres que protestaron son personas educadas, que representan a la parte más moderna de la sociedad turca”, que es contraria a la base social del partido en el poder, que se apoya principalmente en gente pobre y analfabeta.

A las protestas en redes sociales se sumaron los comentarios de otros hombres, como Fatih Portakal, presentador de televisión que tuiteó: “Oh, Dios, haz que esto haya sido solo una broma”. Portakal también añadió, en referencia a la práctica del viceministro de llorar al escuchar los discursos del primer ministro Recep, Tayyip Erdogan: “Si las mujeres no pueden reírse en público, entonces los hombres no deberían llorar en público”.

No es la primera vez que un sector de la sociedad turca se manifiesta a través de las redes sociales. Recientemente, ante las declaraciones de Erdogan que calificaron al aborto como un asesinato, numerosas mujeres subieron fotografías de sus vientres a las redes sociales con la frase: "Mi cuerpo, mi decisión".

El discurso del viceministro contra la "decadencia moral" también solicitó a los hombres no ser "mujeriegos" y acusó a los programas de televisión de volver a la juventud turca una "adicta al sexo".

FOTO: Tomada instagram Hazal Naz

AGENCIAS