AP
11 de mayo de 2016 / 01:23 p.m.

Nueva York. — Un análisis de orina ha resultado ser más efectivo para detectar la presencia del virus de zika que la prueba de sangre para muchos pacientes, dijeron expertos.

El análisis pudiera ayudar en los esfuerzos para controlar el zika, que es transmitido principalmente por mosquitos y se espera se disemine más hacia el norte en Estados Unidos en los próximos meses.

"El momento es excelente", dijo el doctor William Schaffner, experto en enfermedades infecciosas en la Universidad Vanderbilt.

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) emitieron unas nuevas directrices el martes, en las que dicen que partículas del virus pueden ser detectadas a niveles más altos y por más tiempo en orina que en sangre.

Las directrices facilitarán realizar pruebas a más personas. Hasta esta semana, funcionarios de los CDC habían dicho que la mejor forma de detectar el virus era con análisis de sangre. La sangre es analizada con una sofisticada técnica de laboratorio que detecta el material genético de un germen.

Pero autoridades de salud reportaron sus resultados el martes sobre un análisis a 66 personas en Florida a quienes se hicieron pruebas usando el mismo sistema de detección, tanto con sangre como con orina. Aproximadamente el doble de las muestras de orina arrojaron positivo, comparado con las de sangre.

Además, el análisis de orina detectó el virus dos semanas después del comienzo de los síntomas. La prueba de sangre logró lo mismo por apenas una semana. Eso es importante, dijo Schaffner said.

"Existe un mayor período para detectar el virus", dijo.

Aun así, los CDC recomiendan realizar análisis de sangre y orina en la primera semana. Y recomienda un tipo diferente de análisis de sangre, que detecta la respuesta inmunológica de la persona en lugar del virus, si han pasado más de dos semanas desde el comienzo de los síntomas.

"No estamos recomendando remplazar el análisis de sangre.
Recomendamos hacer los dos", dijo el doctor Marc Fischer, epidemiólogo de los CDC que ayudó a escribir las directrices.
Se confirmó mediante pruebas la presencia de zika en un total de 472 personas en Estados Unidos. Todas las infecciones están relacionadas con viajes a países que sufren del brote, de acuerdo a los CDC.