MILENIO DIGITAL
15 de noviembre de 2016 / 08:44 p.m.

NUEVA YORK.- La pulsera que Ivanka Trump escogió para llevar a la primera entrevista televisiva de su padre como presidente electo de Estados Unidos se convirtió en el centro de un miniescándalo cuando su marca de joyas y vestimenta utilizó el hecho para publicitar el brazalete.

El escándalo, que muestra los conflictos potenciales de interés que pueden surgir en un gobierno Trump, surgió con un pequeño correo electrónico con la mención "alerta moda" enviado el lunes por la empresa de bijuteria de Ivanka, Ivanka Trump Fine Jewelry, destinada a varios periodistas de moda.

HIJA DE TRUMP
El brazalete, hecho con oro amarillo de 18K y diamantes de casi 1 quilate, tiene un precio de 10 mil 800 dólares. | FOTO: ESPECIAL

El mensaje llamaba la atención sobre el brazalete de oro de la colección "Metrópolis" que Ivanka vistió en el programa de CBS "60 Minutos", con una audiencia de 20 millones de personas y que entrevistaba a Trump y a su familia.

El brazalete, hecho con oro amarillo de 18K y diamantes de casi 1 quilate, tiene un precio de 10 mil 800 dólares, cerca de 220 mil pesos y se puede encontrar en su página de internet.

Las redes sociales retomaron la "alerta moda" y rápidamente estallaron las críticas en el primer conflicto de interés para el multimillonario del sector inmobiliario que prepara su llegada a la Casa Blanca el 20 de enero.

Según un responsable de la marca citado por el diario The New York Times, la "alerta moda" fue enviada "por un empleado de marketing con buenas intenciones, que siguió el procedimiento habitual, y que, como muchos de nosotros, aún está en adaptación post-electoral".

El responsable aseguró que están discutiendo "nuevos procedimientos" para seguir en el futuro.

Algunos en las redes sociales ironizaban también sobre el contraste entre este brazalete de oro y diamantes y los electores olvidados y desfavorecidos a quienes Trump prometió representar durante la campaña.

HIJA DE TRUMP
FOTO: ESPECIAL

En julio, Ivanka ya fue criticada por hacer publicidad de un vestido de su marca que llevó a la convención republicana que invistió a su padre como candidato presidencial. Inmediatamente después de la convención, tuiteó un link que llevaba a una página de la tienda Macy's que vendía uno similar.