1 de marzo de 2014 / 06:50 p.m.

Guadalajara.- La neumonía es una enfermedad que especialmente afecta a adultos mayores y niños muy pequeños, así como a fumadores y personas con diabetes, hipertensión, cirrosis hepática y otras enfermedades que bajen sus defensas.

El experto neumólogo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Rubén Santoyo Ayala, indicó que la neumonía se define como una inflamación de los pulmones, causada tanto por bacterias como por virus e incluso por hongos.

Sin embargo, también puede desencadenarse por inhalación accidental de líquidos o sustancias químicas, explicó el experto, adscrito al Hospital de Especialidades del Instituto en el estado.

Santoyo Ayala detalló que mientras en los adultos la neumonía más frecuente es la ocasionada por bacterias, en los niños la enfermedad deriva principalmente de virus, pero definitivamente la más grave es la bacteriana.

Desde una infección respiratoria simple, como un resfriado, una laringitis, hasta padecer enfermedades neurológicas que limiten la capacidad de movimiento de las personas, como es el caso de hemorragias cerebrales, las embolias e inclusive la enfermedad de Parkinson, constituyen importantes factores de riesgo.

Igualmente son proclives a adquirir neumonía, continuó, los enfermos del corazón, los diabéticos, así como quienes han recibido un trasplante, debido a que tienen un sistema de defensas (inmunológico) bajo, al igual que quienes por alguna fractura requieren de periodos largos de inmovilidad para recuperarse.

Indicó que tos, generalmente productiva (es decir, con flemas), así como fiebre de leve a alta con predominio durante la noche; dificultad respiratoria, sobre todo cuando se hace algún esfuerzo como subir escaleras; escalofríos y dolor en el pecho cuando se respira profundamente, son síntomas que sugieren la presencia de neumonía.

Agregó que otros datos sugestivos de neumonía incluyen estados de confusión, sobre todo si se trata de pacientes adultos, así como dolor de cabeza, pérdida del apetito, fatiga y sudoración excesiva, y es generalmente mediante un análisis físico del paciente, que incluye la toma de una radiografía de tórax, como se puede llegar al diagnóstico.

Ruidos al respirar, conocidos como crepitaciones, así como una respiración agitada, también se consideran como datos característicos de neumonía para cuya prevención, la aplicación de vacunas es muy efectiva y se dirige a población de riesgo como la ya señalada.

Se trata de la vacuna cuya aplicación idónea es durante la temporada de otoño para que al llegar el invierno, en que suele tener mayor circulación el micro organismo responsable de su desarrollo, la persona ya haya generado anticuerpos y sea más remoto que se contagie.

Otra medida de prevención efectiva, indicó, es el lavado de manos, sobre todo después de ir al baño, cambiar pañales, así como antes de comer y preparar alimentos, al igual que la limpieza frecuente de objetos y superficies de uso común como teclados de computadoras, teléfonos, controles remotos, apagadores, perillas.

Notimex