28 de febrero de 2014 / 01:26 p.m.

California.- Para lograr cumplir su sueño de ser una autentica Barbie, una mujer de 38 años se somete a sesiones de hipnosis para reducir su inteligencia, como también cirugías estéticas.

Blondie Bennett, originaría de California tiene esta obsesión desde que estaba en secundaria y ha llegado a invertir más de 30 mil euros en cirugías.

Esto para poder obtener la belleza que se asemeje al juguete.

La ambición de ser una Barbie de plástico de Blondie va más allá de verse bien, ya que busca ser una verdadera muñeca de plástico, por lo que el proceso de transformación también abarca tomar sesiones de hipnosis con el fin de reducir su coeficiente intelectual y así llegar a tener menos inteligencia.

El caso es que, al ser una muñeca, nadie se tomó el trabajo de medir cuál es el coeficiente intelectual que debería tener, por lo que Blondie asegura que no sabe en qué momento debe dejar de hipnotizar su cerebro para ser "más tonta".

Para Bennett la vida de Barbie es magnifica es por eso que ella quiera ser así:"Cuando me preguntan por qué quiero ser una Barbie, pienso ¿por qué no querría serlo?...tiene la mejor vida, todo lo que hace es ir de compras y ponerse linda, no tiene que preocuparse de nada más", comentó.

También mencionó que las sesiones de hipnosis ya están haciendo efecto debido a que se siente confundida y mareada.

"Ya me estoy empezando a sentir mareada y confundida con la realidad. Me propongo hacer una cosa y en el camino no recuerdo qué tenía que hacer y cambio de opción. Hasta me suelo perder cuando tengo que ir a algún lado, como por ejemplo a la casa de mi mamá, lugar que sabía de memoria porque es donde nací".

Las cirugías estéticas a las que se sometió fueron cinco veces para obtener pechos voluptuosos, además sigue una rutina estricta de dieta y ejercicio. También se aplica Botox todas las semanas, se rellenó los labios, y se hizo cirugías en los ojos y en la mandíbula.

Cuida su cabello con productos especiales para hacerlo más rubio, más lacio y largo, y se broncea su piel.

Amigos y familiares de la rubia están muy preocupados por su conducta y no están de acuerdo con todas las modificaciones que le hace a su cuerpo.

En tanto, Blondie dice sentirse juzgada e incomprendida, ya que desde pequeña quería ser totalmente de plástico y para lograr eso es necesario no tener cerebro, confesó la mujer de 38 años.

Redacción