multimedios digital
1 de julio de 2015 / 12:04 p.m.

Australia.- Yahya Jabaky, un niño de 3 años originario de Marruecos, quien nació con una deformidad en su rostro, fue sometido a una cirugía facial que duró más de 18 horas, la cual pudo haber terminado con la vida del pequeño.

Cuando nació, doctores habían advertido a sus padres que Yahya no sobreviviría mucho tiempo, debido a que el hueso de su cráneo no se fusionó cuando él aún se encontraba en la matriz, por lo que la expectativa de vida después del parto era mínima.

Yahya sobrevivió al nacer y debido a que sus padres pensaban que su aspecto podría resultar "alarmante", se convirtió en un marginado en su localidad.

Yahya Jabaky, un niño de 3 años originario de Marruecos,

Debido a su condición, el pequeño nació sin ojos y sin poder hablar, por lo que un amigo de su padre creó una página de Facebook para ayudar al padre del niño a encontrar un cirujano que pudiera operar a Yahya y permitirle tener un rostro bien formado.

Su historia llegó hasta Australia, donde Fatima Bakara, quien nació en Marruecos decidió que tenía que hacer algo por el niño y pasó meses buscando a un cirujano que pudiera hacer la operación.

Fue en 2014 cuando Bakara se puso en contacto con el doctor Tony Holmes, quien se preparó durante meses haciendo modelos del cráneo del niño para realizar la operación de alto riesgo.

"Yayha podría no morir si no lo operamos, pero podría morir si lo hacemos", dijo Holmes antes de la cirugía.

Sin embargo, mencionó que todos tenemos derecho a "vernos como humanos".

De acuerdo con Buzzfeed, Bakara trasladó a la familia hasta Australia donde los doctores operaron por casi 20 horas para reconstruir su rostro y después de 5 semanas, Yayha se encontraba recuperado, mostrando una nueva cara.

Yahya Jabaky, un niño de 3 años originario de Marruecos.
Su historia fue presentada en el medio australiano Channel Seven. | ESPECIAL

Posteriormente el pequeño se someterá a otra cirugía en su nariz y obtendrá ojos; su familia y los doctores esperan que Yahya pueda hablar algún día.

Su historia fue presentada en el medio australiano Channel Seven.