ALAN ELÍ PÉREZ
12 de mayo de 2016 / 03:01 p.m.

España .- Una mujer y su familia se mostraron completamente sorprendidos luego de que el mismísimo rey de España Felipe VI entrara a su restaurante casero ubicado en una zona de descanso a la orilla de la carretera en el ayuntamiento de La Calzada de Oropes, en la provincia de Toledo.

El pasado 9 de mayo el monarca español regresaba a Madrid luego de un evento oficial en la localidad de Cáceres, pero el helicóptero donde viajaba tuvo que desviarse y descender obligando al jerarca español a continuar el trayecto en carretera debido a las malas condiciones del clima.

Debido a los múltiples retrasos el rey decidió hacer una parada más para comer y eligió el local Restaurante Puerta De Extremadura, donde acompañado de su personal degustó un guisado de papa con conejo, ensalada, carne, bizcocho y un plátano, platillo que le costó únicamente 11 euros.

Felipe VI se mostró amable con sus súbditos y aceptó tomarse fotografías con otros comensales y los encargados del negocio, quienes orgullos compartieron las fotografías en Facebook, gráficos que este jueves le han dado la vuelta al mundo.