NOTIMEX
16 de mayo de 2016 / 04:17 p.m.

Guadalajara.- El subdirector médico del Hospital de Especialidades en el turno nocturno del IMSS Jalisco, Rubén Santoyo Ayala, indicó que la incidencia de ronquidos es mayor en el varón que en la mujer.

El neumólogo agregó que en los hombres mayores de 60 años la incidencia estimada es de entre 34 y 44 por ciento, mientras que en las mujeres asciende a 28 por ciento, lo que se incrementa después de los 50 años de edad.

Mencionó que en niños se estima una prevalencia de uno de cada 10 infantes y en los adolescentes en general es de 12 por ciento.

El experto manifestó que el ronquido se define como una respiración ruidosa durante el sueño, que afecta a todos los grupos de edad y que puede ser dato de un cuadro de obstrucción de las vías respiratorias.

Santoyo Ayala señaló que el ruido se produce también por vibración de las paredes de la boca y la faringe, "que pueden ser anatómicamente estrechas o estar obstruidas, y los ronquidos pueden ser de leves a fuertes, y ocurrir de día y de noche".

Para que el ronquido ocurra, indicó, intervienen diversos factores como son la edad (entre más grande sea la persona más posibilidades de roncar), así como tener obesidad, abusar del alcohol, tabaquismo, mala posición al dormir, ingesta de tranquilizantes o benzodiacepinas y antecedentes familiares.

Precisó que en la mujer se ha observado que también los cambios hormonales propios de la menopausia, en donde los niveles de estrógenos y progestágenos disminuyen drásticamente, contribuyen a incrementar la propensión a roncar.

El expecialista destacó que normalmente, quien duerme al lado del paciente se percata del ronquido y quien revela si además tiene pausas respiratorias o ceses por algunos segundos (apnea), además de sensación de asfixia, lo que puede conducir a que la persona tenga riesgo incrementado a un paro cardíaco o a un infarto cerebral, además de desarrollar hipertensión arterial.

Para poder establecer un diagnóstico se debe evaluar si la persona presenta habitualmente el ronquido con una frecuencia mayor a cuatro veces por semana o si se trata de una situación ocasional, que no acontece más de dos veces por semana, señaló.

Subrayó que es importante atender la problemática si además del ronquido se presentan datos de apnea del sueño o de asfixia para ofrecer un tratamiento oportuno que por lo regular incluye el monitoreo del paciente y la utilización de un aparato para facilitar la respiración.

Finalmente, afirmó que para reducir el ronquido se recomienda llevar una dieta balanceada para evitar el sobrepeso, no fumar, ni consumir alcohol, realizar actividad física y procurar dormir de lado, y evitar la posición boca arriba.