NOTIMEX
14 de noviembre de 2016 / 11:04 a.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- El trastorno del sueño puede ser uno de los factores que incrementa el riesgo para desarrollar diabetes mellitus, al alterar el metabolismo de glucosa y las hormonas que regulan el apetito, revelaron investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En vísperas de celebrarse el Día Mundial de la Diabetes, los investigadores refirieron que según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2012, el 9.17 por ciento de los adultos en México tiene diagnóstico de diabetes mellitus.

De acuerdo con el estudio realizado por el geriatra Humberto Medina, el psiquiatra Andrés Barrera y el responsable de la Clínica de Trastornos del Sueño de la Facultad de Medicina, Ulises Jiménez, la diabetes es una enfermedad crónica degenerativa con afección multiorgánica.

Entre los factores que propician el padecimiento está el trastorno del sueño, el cual desencadena la liberación de sustancias proinflamatorias que, a su vez, incrementan la glucosa, de manera que se ha descubierto que de 40 a 50 por ciento de los pacientes con apnea del sueño tiene diabetes mellitus.

A ello se suma el hecho de que la falta de sueño altera la generación de hormonas que regulan el apetito, como la grelina y leptina, lo que origina un incremento en el deseo de consumir alimentos ricos en calorías.

Los expertos resumieron que la diabetes mellitus está relacionada con la privación crónica del sueño o con un sueño poco reparador, de manera que el tratamiento de estos trastornos pueden contribuir a controlar la diabetes en pacientes diagnosticados.

De hecho, tras llegar a esta conclusión, aseguraron que dormir bien puede ayudar a disminuir el riesgo de padecer enfermedades metabólicas, como lo es la misma diabetes.

Sin embargo, aclararon que existen otros factores como la depresión, que es una enfermedad del estado de ánimo que afecta de 30 a 65 por ciento de los adultos con diabetes.

El estudio permitió descubrir que la depresión es un factor de desarrollo de diabetes mellitus y viceversa, ya que quien padece este mal crónico también sufre de depresión.

Los síntomas de la depresión son la pérdida del interés, la tristeza diaria, las ideas de culpa, aumento o pérdida del apetito, problemas en la concentración, somnolencia excesiva diurna e insomnio.

Ante ello, la recomendación es atender dichos problemas para garantizar una mejor calidad de vida y reducir los riesgos y los efectos de la diabetes mellitus.