MILENIO DIGITAL
10 de agosto de 2015 / 04:09 p.m.

México.- Un estudio publicado por la Revista de Ciencia de Sudafrica asegura haber detectado residuos de mariguana en varias de las pipas encontradas en el jardín de Stratfort-upon-Avon, la casa donde naciera el dramaturgo inglés William Shakespeare.

Las pruebas que realizaron los científicos sudafricanos se hicieron con una técnica llamada cromatografía de gases espectrometría de masas en la que es posible encontrar restos de sustancias preservadas por un largo periodo de tiempo, en este caso 400 años.

De las 24 pipas o fragmentos de estas que se analizaron, en ocho se encontraron restos de cannabis, nicotina en una y en dos restos de cocaína, aunque estas últimas no provenían del jardín de Shakespeare sino de los alrededores.

El consumo de estas sustancias en la época victoriana podría decirse era algo común, pues fue durante ese periodo que hojas de tabaco llegaron al viejo continente provenientes de América; además, la mariguana, así como las hojas de coca –de origen peruano- eran consideradas una variedad de tabaco.

William Shakespeare pudo haber dejado rastro del consumo de estas sustancias en el Soneto 76, en el que hace referencia a dos sustancias, una que sirve para la invención (probablemente una referencia a la mariguana) y otra un complejo extraño, la cocaína. Por lo que se piensa, utilizó estas sustancias para escribir varias de sus obras.

Esta evidencia sería uno de los registros más antiguos del uso de sustancias que alteran el estado de la mente al momento de la creación artística. No fue sino hasta la aparición del LSD en la década de los cuarenta, cuando el uso recreativo de esta droga, así como la mariguana, comenzó a ser utilizada por artistas como Bob Dylan y Los Beatles.