12 de mayo de 2014 / 02:10 a.m.

México.- El Instituto Nacional de Psiquiatría advirtió que en torno a la fibromialgia hay muchos mitos y sus síntomas se confunden con depresión, por lo que recomendó solicitar la atención médica a quienes registren dolor generalizado, fatiga crónica y sensación de no haber dormido bien.

La especialista de dicho organismo, María Isabel Barrera, refirió que la fibromialgia es una enfermedad crónica, benigna, sin riesgos de invalidez, lesiones o muerte que es incurable, pero con tratamiento integral permite al paciente tener una mejor calidad de vida y, de 100 casos, 90 son mujeres.

En el marco del Día Mundial de la Fibromialgia, que se conmemora este 12 de mayo, explicó que se desconoce la causa de la enfermedad, aunque se tiene evidencia de que hay predisposición genética para desarrollarla.

Ello cual conjuga con factores ambientales como alguna emoción muy fuerte, otra enfermedad o un accidente que enfrente la persona, añadió en un comunicado de la Secretaría de Salud (SSA).

Refirió que en el marco de la conmemoración, se organizó un taller para la población en general y familiares de pacientes, a fin de dar a conocer la importancia del tratamiento adecuado y oportuno.

De acuerdo con la especialista, el padecimiento requiere un diagnóstico preciso y tratamiento integral, en el que intervienen reumatólogos, nutriólogos, psicólogos y psiquiatras.

Por ello, insistió en recomendar a quien presente los síntomas de la fibromialgia, solicitar atención médica para detectarla a tiempo y comentó que en el Instituto Nacional de Psiquiatría hay un grupo interdisicplinario que proporciona atención integral, imparte cursos y desarrolla investigación.

Agregó que los síntomas característicos de ese mal son dolor generalizado, sobre todo en 11 de los 18 puntos hipersensibles del cuerpo, con más intensidad en cabeza, articulaciones, codos y en una de las rodillas, acompañados de fatiga sin causa aparente, además de problemas de concentración, colon irritable, estreñimiento o diarrea.

Los síntomas de la enfermedad ocasionan que la mayoría de los pacientes padezcan depresión o ansiedad, por lo que requieren tratamiento farmacológico para controlar la depresión y disminuir los síntomas, expuso.

Dicha enfermedad genera en los pacientes altos niveles de estrés, que a su vez produce más dolor, por lo que en estos casos el tratamiento psicológico con terapia cognitiva conductual controla el estrés, con su consecuente reducción del dolor y mejora de la calidad de vida.

Como parte del tratamiento integral, María Isabel Barrera expuso que primero se ofrece al paciente información amplia de la enfermedad para no confundirla con depresión.

Con técnicas de relajación se enseña a los enfermos a controlar el estrés, el dolor, pensamientos equivocados y emociones, sobre todo tristeza, dolor, culpa y enojo, abundó.

Además del tratamiento farmacológico y psicológico, se hace hincapié en la importancia de la alimentación adecuada, basada en verduras y poco consumo de carnes rojas, se les sugiere evitar el café, tés y alimentos con conservadores, además de practicar ejercicio de bajo impacto como yoga y natación, puntualizó.

Notimex