MULTIMEDIOS DIGITAL
25 de noviembre de 2016 / 10:23 a.m.

PENNSYLVANIA.- Quienes hayan dejado caer su teléfono al agua saben del horror que esto significa ante la probabilidad casi certera que su equipo deje de funcionar... pero para un usuario de Pennsylvania, la historia fue diferente.

Y es que Michael Guntrum estaba pescando en un lago congelado en marzo de 2015 cuando accidentalmente dejó caer su iPhone 4 en el hueco en el hielo hecho para pescar, por lo que asumió que no volvería a ver su teléfono.

Sin embargo, en septiembre de ese año el lago fue vaciado por un daño estructural, y fue hasta octubre de este año que un hombre halló el teléfono tras pasear por el lugar con un detector de metales, encontrándolo bajo seis pulgadas de lodo y barro.

"Fue el único objeto que encontré ese día. Pude encenderlo y buscar su número", dijo Daniel Kalgren, el ingeniero mecánico que encontró el iPhone, al sitio Buzzfeed. "Él sabe que lo tengo, y se lo haré llegar por correo".

La razón por la que el iPhone sobrevivió fue gracias a una funda de protección de la marca Otterbox, caracterizadas por "blindar" los equipos de caídas, golpes y líquidos.