16 de marzo de 2014 / 03:21 p.m.

Miami.- Los perros han estado a nuestro lado desde tiempos inmemoriales, amamos tanto a estos animales que los hemos enseñado a vivir a nuestro lado, casi a un nivel de codependencia; de ahí que existan historias tan extraordinarias como la de un niño que encuentra al perro que nació justo para estar a su lado.

Owen es un niño que nació con un padecimiento del que sólo se conocen 100 casos en el mundo. El síndrome Schwartz-Jampel es una extraña afección que hace que sus músculos estén tensos todo el tiempo, lo que eventualmente le hace tener problemas de equilibrio y puede resultarle en ocasiones terriblemente doloroso.

Owen era un pequeño demasiado tímido al que le aterraba relacionarse con personas nuevas. Por su parte, Haatchi fue un cachorro encontrado atado a las vías del tren.

Cuando la Sociedad Real para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (RSPCA por sus siglas en inglés) lo encontró, el perrito de raza pastor de anatolia tenía una pata mutilada.

Fue muy difícil encontrarle dueño a este pobre cachorro que había sufrido demasiado en su corta vida. Nadie vio a Haatchi mover la cola hasta el día en que conoció a Owen.

"El día en que Owen conoció a Haatchi fue totalmente increíble. Fue espiritual, fue eléctrico… Inmediatamente entendieron que iban a trabajar en equipo", dijo Colleen Drummond, la madrastra del pequeño.

A partir de ese encuentro, el niño ha encontrado una forma de sonreír, ahora es mucho más confiado y le gusta conocer gente nueva, le gusta salir a pasear con su silla de ruedas y su perro.

Desde entonces, Haatchi se ha vuelto el perro más cariñoso y cuidadoso del mundo. Cuando Owen sufre, su perro está ahí para consolarlo, cuando el niño está alegre es gracias a la compañía de su mejor amigo.

Agencias