MILENIO DIGITAL
6 de agosto de 2017 / 10:14 a.m.

ESPECIAL.- Pasamos mucho tiempo del día, y de nuestra vida, trabajando, por lo que es muy importante tener una buena relación laboral con tus compañeros, y por supuesto, con tu jefe. Si no estás segura de qué tan buena es tu relación, aquí te dejamos estos puntos que te harán reflexionar.

Críticas continuas

Si en lugar de ayudarte a mejorar tus habilidades y apoyarte a superar tus debilidades en cuestión de trabajo, se la pasa criticándote, no es buena señal. Si tú también le criticas, es igual de malo.

Actitud distante

No es que tengan que ser los mejores amigos, pero sí debe fluir la comunicación. Si no pueden hablar ni de trabajo, deberás esforzarte para que sean más cercanos.

Apatía y desinterés por el trabajo del otro

Si ya no te importa qué hace, o no se fija qué haces tú, la relación se está deteriorando de una manera notable y seguramente ya esté afectando tu desempeño.

Malentendidos e interrupciones constantes

Esto indica que ya se perdió el respeto entre ambos. Respira y tómate un momento para pensar cuál es la mejor forma de abordar los temas complicados de una manera más constructiva.

Te sientes frustrado o enojado cuando se te acerca

El resentimiento es natural si te sientes ignorado o menospreciado en el trabajo, pero puedes disminuirlo hablando del problema con alguien fuera de tu círculo laboral. También puedes tener pequeños detalles con tu jefe para ver si reacciona de forma positiva, como llevarle un café o hacerle un cumplido.

Si te identificas con una o más situaciones, no quiere decir que debas dejar tu trabajo. Se asertiva e intenta transformar las cosas negativas en positivas. ¿Cómo? Haz un esfuerzo consciente para mejorar la relación, sé honesta contigo misma y asume las responsabilidades que te corresponden.


pjt