9 de abril de 2014 / 09:28 p.m.

Las fotos que ha coleccionado en los últimos cuatro años son tan tiernas que suspirar será inevitable.

 

Monterrey.-  El destino no permitió que Harper, una niña de cuatro años pudiera tener hermanos, luego de que su madre la tuviese desarrolló un problema que no le permitió volver a embarazarse.

Ante esto y para que no pasara tan sola llegó Lola a su vida, una bulldog inglesa que se convirtió en su mejor amiga.

Pasó poco tiempo para que la madre de Harper, la fotógrafa Rebecca Leimbach entendiera esa relación tan estrecha entre la bebé y la animal y decidió inmortalizar esos lazos.

“Se la pasan muy bien juntos. Harper quiere muchísimo a Lola, excepto cuando ésta se come sus juguetes, cosa que pasa a menudo. Lola es muy protectora con Harper, siempre está metida en sus asuntos. Haga lo que haga Harper, Lola tiene que asegurarse que todo va bien. Creo que Lola trata a Harper como si fuera uno de sus cachorros” cuenta Rebecca en la revista My Modern Met.

Las fotos que ha coleccionado en los últimos cuatro años son tan tiernas que suspirar será inevitable.

Redacción