2 de febrero de 2014 / 10:01 p.m.

EU.- Haciéndose pasar por un adicto, un agente que venía trabajando en el caso de forma encubierta logró que Dennis le vendiera una "cajita feliz" con una sorpresa especial:algunos gramos de heroína.

De esa manera, desbarató una red de narcotráfico que se valía de ese inusual método para distribuir la droga.

Los clientes que buscaban el narcótico tenían que pasar a través del autoservicio y decir: “Me gustaría pedir un juguete para niño”. Luego, los compradores se acercaban a la primera ventanilla donde se les daba la “cajita feliz”con la heroína a cambio de 82 dólares.

Entonces recibían una "cajita feliz", como las que habitualmente piden los niños, pero que en vez de un juego o un muñeco traía en su interior una o varias bolsas con heroína. Durante el operativo, los oficiales recuperaron unas 60 bolsitas de esa droga y una cantidad menor de marihuana.

Dennis fue formalmente acusada de los delitos de posesión de estupefaciente, uso criminal de una instalación de comunicación y venta de sustancias ilegales.

AGENCIAS