9 de marzo de 2014 / 06:15 p.m.

México.- La pérdida de peso, además de mejorar la calidad de vida de mujeres con obesidad mórbida -aquellas con sobrepeso severo, cuyo índice de masa corporal es mayor a 40-, generaría un "efecto dominó" favorable entre sus allegados con igual problema.

De acuerdo con especialistas del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), bajar unos kilos, además de reducir riesgos de mortalidad y gastos destinados a la compra de alimentos con alto contenido calórico, tendría efecto benéfico entre personas cercanas que tienen igual problema que quien logra ese propósito.

La especialista Martha Kaufer Horwitz explicó que una persona tiene obesidad severa cuando su índice de masa corporal es de 40 ó más en relación al rango normal, que oscila entre 18.5 y 24.9, y esta medida dependerá del peso y talla del individuo. Para quienes padecen diabetes o hipertensión presentan una condición mayor o igual a 35.

En las mujeres, comentó, el problema es mayor porque llevan una vida más sedentaria y por cuestiones genéticas tienen más cantidad de grasa corporal, en comparación con los varones, por lo que sufren más sobrepeso u obesidad y por tanto aumenta el riesgo de padecer el llamado síndrome metabólico.

Kaufer Horwitz enfatizó que el estudio busca nuevas alternativas de tratamiento centradas en este género de la población, las cuales sugieren que la pérdida de peso podría generar un "efecto dominó" sobre las personas allegadas con el mismo problema.

Con estas referencias y al saber que las mujeres desempeñan una función importante en el hogar, pues son responsables de adquirir los alimentos y de las estrategias para destinar el gasto dentro del núcleo familiar, la investigación está dirigida a este sector de la población mexicana.

"La mejor dieta no sirve si no se puede cumplir, por eso apostamos más a proporcionar herramientas sencillas para modificar el estilo de vida de cada paciente y lograr el apego al tratamiento", expresó Kaufer Horwitz.

Notimex