multimedios digital
28 de diciembre de 2015 / 04:32 p.m.

Monterrey.- Científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) aseguraron que en el veneno de caracoles marinos llamados Conus fergusoni, podría encontrarse una sustancia que combatiría enfermedades cancerígenas.

Dicho veneno es usado por estos moluscos para atacar y defenderse, el cual según los estudios paraliza a sus presas, sin embargo, de acuerdo a las pruebas empleadas por la UNAM, la sustancia tiene la capacidad de bloquear el paso de células cancerígenas y de esta manera evitar que se expandan por el cuerpo.

Estuardo López Vera,
titular del Laboratorio de Toxicología Marina del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICMyL) de la UNAM, explicó que actualmente "caracterizamos bioquímicamente el veneno de estas especies marinas, que puede afectar o paralizar el crecimiento de células anómalas".

"Nos enfocamos en el estudio de veneno de caracoles marinos y analizamos si uno de éstos obstaculiza la proteína, pues una vez sitiada la metástasis no puede llevarse a cabo.

"Buscamos cuál puede ayudarnos a bloquear a la célula cancerosa para que no migre", explicó el también profesor de neurobiología. 

Destacó que en el mundo hay unas 500 especies de caracoles marinos de la familia Conoidea y en México coexisten 60.

"Se trata de estudios recientes, pero con el enfoque y la esperanza de bloquear el canal de potasio que, esperamos, en un futuro ayude a crear un fármaco contra el cáncer", concluyó el especialista.