13 de enero de 2015 / 04:45 p.m.

Monterrey.- Un vestido muy ajustado puede salvarte la vida, fue así como Zoe Turner de 21 años se salvó de morir en un accidente de tráfico.

La prenda actuó como un corsé fortuito y evitó que tras el siniestro sus huesos perforaran órganos vitales, así lo informa el diario Mirror.

Esto sucedió cuando Turner se dirigía a una fiesta navideña y en el taxi donde viajaba con amigas choco contra una revolvedora y fue Zoe la más perjudicada ya que se logró lesionar la cadera y el esternón, así como varias vértebras.

Médicos le informaron que fue gracias a su ceñido vestido rojo y que fue retirado por un cirujano que lo intervino, que le permitió superar el percance, pues la presión que ejercía sobre su cuerpo mantuvo fijos los huesos partidos, evitando que las fracturas afectaran órganos vitales.

FOTO: Mirror

TELEDIARIO DIGITAL