1 de marzo de 2014 / 07:45 p.m.

No es cosa de su imaginación. Los asientos en los aviones son cada vez más angostos, pequeños y cercanos.

Las grandes aerolíneas están sacando los antiguos asientos abultados y los están reemplazando con modelos más delgados, que ocupan menos espacio y así permiten meter cinco o seis asientos más en cada avión.

Los cambios, que se aplicarán en los modelos más comunes de aeronaves, les dan a las compañías aéreas dos grandes ventajas: Más pasajeros y menos gasto por combustible ya que los asientos son más ligeros.

Todo es parte de una nueva forma de pensar en esa rama de la economía, en que cada asiento es considerado como una fuente de ingreso, y no simplemente parte del avión. A mayor comodidad, se puede cobrar más por cada pasaje. Si se substraen unos cuantos centímetros, se podrían introducir más pasajeros por avión.

Para algunos clientes, tener menos espacio es molestoso, pero para otros no tanto. Las nuevas butacas tienen por lo general un rellenado más delgado. Se están produciendo nuevos modelos de naves que tienen pasillos levemente más angostos, por lo que se hacen más frecuentes las colisiones del carrito de bebidas con el hombro de los pasajeros.

Todo esto ocurre en la clase económica. En la sección de primera clase, las aerolíneas están tratando de mejorar la oferta a fin de poder cobrar más.

El asunto de si los asientos realmente están más juntos depende cómo se mide. Si se usa la medida de rutina, partiendo del espacio entre los brazos, los asientos tienen aproximadamente una pulgada (2.54 centímetros) de separación.

United asevera que el cambio hace que cada avión A320 pese mil 200 (544 kilos) menos. Southwest dice que las modificaciones le están ahorrando 10 millones de dólares anuales en combustible. Además, las butacas adicionales le permite a Southwest ampliar su capacidad de pasajeros en un cuatro por ciento sin añadir un solo avión, asegura Brad Hawkins, portavoz de la empresa.

Apenas en 2010, la mayoría de las aerolíneas que usaban el 777 de Boeing colocaban nueve asientos por fila. Ahora en el 70 por ciento de esas aeronaves, se incluyen 10 asientos por fila, dice Boeing. Los 777 de American también incluyen 10 asientos por fila en clase económica, aunque los asientos en los nuevos 777 son levemente más angostos que en los viejos.

El asiento adicional por general implica que los pasillos serán más angostos, y los que se sienten en el asiento del pasillo recibirán más golpes del carrito de bebidas. Esa es la queja más común, dice Mark Koschwitz de SeatExpert.com.

El nuevo 787 de Boeing también podría significar menos espacio en la sección económica. Originalmente el avión debía tener ocho asientos por fila pero United Airlines, la única aerolínea de Estados Unidos que los usa, optó por colocar nueve asientos por fila. Esos asientos tienen una anchura de apenas 17.3 pulgadas (43.94 centímetros). De tal manera que los pasajeros tendrán levemente menos espacio en un vuelo de United de Houston a Lagos, que dura de 12 horas en un 787, que en su vuelo de una hora de Denver a Omaha, en que se usa otro modelo de avión.

Delta Air Lines ya agregó asientos más angostos en aproximadamente una tercera parte de su flota.

Los asientos de hace apenas cinco años pesaban casi 29 libras (13 kilos), dijo Mark Hiller, director ejecutivo de Recaro Aircraft Seating. Hoy en día la butaca más liviana pesa apenas 20 libras (nueve kilos). El cambio se logró mediante artilugios como por ejemplo la fabricación de portabrazos con plástico, en vez de metal, o mallas en vez de metal para reforzar la parte posterior del asiento. Además cada asiento está hecho con menos piezas, lo que ahorro peso y dinero.

Al juntar más los asientos, las aerolíneas están respondiendo a la demanda de pasajes más baratos, a pesar de los más altos precios del combustible.

Alaska Airlines reemplazará todas las butacas de sus aviones en los próximos meses. Los nuevos asientos tendrán algo que muchos pasajeros ansían: un enchufe de electricidad.

Tales enchufes son particularmente importantes ya que muchos pasajeros están trayendo sus artefactos electrónicos en los aviones. La aerolínea invirtió millones de dólares para instalar enchufes de 110-volteos y de USB en cada asiento, dijo el vicepresidente de mercadeo de la aerolínea Joe Sprague.

El asiento "es donde los pasajeros más tiempo pasan cuando están con nosotros", declaró Sprague.