21 de julio de 2014 / 01:29 p.m.

Ámsterdam.- El avión de la Malaysia Airlines abatido el 17 de julio en el este de Ucrania no violó ninguna disposición de seguridad, las preguntas se abren en cuanto a elegir una ruta encima de una zona de guerra, no utilizada del 6 al 16 de julio.

1. ¿Era normal sobrevolar Ucrania?

Sí, responde la European Cockpit Association. "La ruta seguida por el avión es la más usada por los vuelos de Europa hacia el sudeste asiático". Según Eurocontrol, responsable de la gestión del espacio aéreo para 40 Estados —entre ellos Ucrania—, unos 350 vuelos tomaban a diario, antes de la catástrofe, la ruta seguida por el Boeing 777 de la Malaysia Airlines.

La zona, "considerada segura" hasta el día 17, era controlada por el Centro para Ucrania oriental, en Dnipropetrovsk. Pero ese día fue la primera vez en dos semanas que el vuelo Ámsterdam-Kuala Lumpur atravesó el área. En los 11 días previos (al menos), había modificado su trayecto para pasar más al sur, como lo muestra el sitio FlightAware. Se ignora por qué cambió su rutina el jueves 17.

Formalmente, nada impedía al MH17 sobrevolar la zona a 10 mil metros de altitud (33 mil pies). Ucrania solo había desaconsejado volar a ocho mil metros el 1 de julio, antes de levantar su advertencia a nueve mil 800 metros, el día 14. El margen de 200 metros observado por el avión fue “normal”, según John Cox, asesor en eguridad aérea interrogado por el Wall Street Journal. Otros ocho vuelos comerciales atravesaron el mismo día la zona a igual altitud, según FlightAware.

¿Fue insuficiente la distancia de seguridad impuesta por las autoridades ucranianas? No, según Cox, quien afirma que "nunca hubo un avión abatido por un misil tierra-aire a esa altitud. La amenaza estaba relegada a los misiles en la espalda de los rebeldes, que no pueden sobrepasar los 15 mil pies".

Desde el crash, la región este de Ucrania está prohibida a los vuelos. Una pregunta persiste: horas antes de la catástrofe, Rusia había cerrado cuatro rutas aéreas cercanas a la frontera ucraniana, que tendría que haber tomado el MH17, dice el New York Times (para asegurar el retorno a Rusia, desde Brasil, del presidente Vladímir Putin, cuyo avión pasó por el sitio del desastre 77 minutos antes. N. del T.). Se ignora así qué trayecto hubiera seguido el vuelo MH17 con 298 personas a bordo de no haber sido abatido.

2. ¿Hubo advertencias?

A comienzos de abril, las autoridades aéreas europeas y de EU tomaron la delantera para limitar, incluso prohibir, el sobrevuelo de la península de Crimea tras su adhesión a Rusia. La anexión de esa región separatista ucraniana no fue reconocida por la ONU y tampoco, por ende, por la Organización de la Aviación Civil Internacional, que depende de Naciones Unidas.

El 16 de julio, esta última envió una carta a sus 191 Estados miembro subrayando el peligro que representaba ver a dos organismos de control aéreo, uno ucraniano y otro ruso, intentar regular los vuelos en la región de Simferópol, capital de Crimea, por lo que recomendó definir rutas alternas.

Por ello, la administración federal de EU encargada de la aviación (Federal Aviation Administration, FAA) prohibió el paso por encima de Crimea y el mar Negro. Del lado europeo, se alentó a las líneas aéreas a evitar el espacio aéreo en torno de la misma región. Pero ninguna advertencia formal se hizo respecto del Donbass, la zona oriental de Ucrania controlada por los separatistas pro rusos y en la cual se estrelló el MH17.

Una periodista del Washington Post destacó que si el MH17 no hubiera sido abatido, habría volado sobre Afganistán, otro país turbulento.

Pero British Airways fue la única que limitó su vuelo diario Londres-Kiev, y sus enlaces con Bangkok hacían un rodeo por Rumania o Bielorrusia. Y de una docena de líneas de Asia-Pacífico que unen a Europa, solo la australiana Qantas había decidido hace unas semanas evitar el este de Ucrania, según el Post.

FOTO: EspecialMILENIO DIGITAL