REUTERS
30 de agosto de 2016 / 01:18 p.m.

CHICAGO. - Un estudio en Brasil a 70 bebés cuyas madres fueron contagiadas con el virus de zika arrojó que casi el 6 por ciento perdió la audición, lo que se suma a una serie de complicaciones que puede provocar la enfermedad cuando las mujeres son infectadas durante el embarazo.

El estudio, publicado el martes en un informe semanal de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, confirmó reportes menos rigurosos de sordera entre infantes nacidos de madres infectadas con el virus de zika.

El hallazgo forma parte de un esfuerzo por caracterizar a cabalidad el daño provocado por el virus durante la gestación. La enfermedad causa el defecto de nacimiento conocido como microcefalia, que se caracteriza por un tamaño de la cabeza anormalmente pequeño y cerebros poco desarrollados.

Pero otros estudios han mostrado que el virus puede causar otras anomalías cerebrales, problemas a la visión y deformidades en las articulaciones.

En el estudio reciente, un equipo encabezado por los doctores Marli Tenório y Ernesto Marques de la Fundación Oswaldo Cruz en Pernambuco, Brasil, examinó los registros de 70 infantes con microcefalia cuyas madres fueron infectadas con el virus de Zika durante el embarazo.

Los expertos hallaron que casi el 6 por ciento de los menores había perdido la audición sin otra causa plausible.

Varias otras infecciones virales durante la gestación pueden causar pérdida de audición, incluyendo infecciones con rubéola y Citomegalovirus (CMV). El estudio actual suma las infecciones con el virus de Zika a esa lista.

Científicos dijeron que el virus debería ser considerado ahora un factor de riesgo para la pérdida de audición, y que los niños que estuvieron expuestos a la enfermedad durante el embarazo pero que tienen audición normal en el nacimiento deberían ser controlados regularmente ante un retraso o pérdida progresiva de la audición.

El vínculo entre el virus de Zika y la microcefalia se dio a conocer por primera vez en el otoño en Brasil, que ha confirmado más de mil 800 casos.