12 de febrero de 2013 / 02:22 p.m.

 Contrario a lo que aseguran los organismos económicos mundiales, el presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, afirmó hoy que las previsiones de su Ejecutivo anticipan que en la última parte de 2013 y en 2014 la economía del país se recuperará.

Rajoy hizo estas declaraciones durante unas jornadas organizadas por The Economist, donde dijo que –no obstante- es consciente de que 2013 volverá a ser un año “difícil” para la actividad, aunque la contracción no será “tan intensa” como en 2012.

Además, aseguró que el afán reformista del gobierno “ni se distrae, ni flaquea, ni se agota”, y que la madurez que ha demostrado la sociedad es la determinación que anima al Ejecutivo a sentar las bases para que se pueda escribir otra página de éxito en su historia.

De acuerdo a Rajoy, ya se pueden observar los primeros indicios de un cambio en el patrón de ajuste del mercado de trabajo gracias a la reforma laboral, aunque habrá que esperar cierto tiempo para poder valorar su impacto y para que pueda desarrollar todo su potencial.

A su parecer, esta reforma ha sido una de las apuestas “más ambiciosas” del gobierno y se ha centrado en mejorar las condiciones de los trabajadores, es decir, facilitar la creación de empleo estable reduciendo la dualidad actual y favorecer la flexibilidad interna en las empresas para evitar la destrucción masiva de empleo.

No obstante, a un año de su creación, las estadísticas han demostrado que dicha reforma ha destruido 850 mil empleos, según denunciaron los sindicatos de trabajadores, en un país donde hay casi ya 6 millones de personas sin trabajo.

En cualquier caso, aseguró que España saldrá de la crisis “seguro” y admitió que no cumplió sus promesas electorales, pero explicó que lo ha hecho para cumplir con su deber.

— JOSÉ ANTONIO LÓPEZ