27 de junio de 2013 / 08:54 p.m.

Massachusetts — Dzhokhar Tsarnaev, quien presuntamente colocó bombas en la línea de meta del maratón de Boston, descargó las instrucciones para fabricar las bombas de una revista de al-Qaida, reunió material en internet sobre la yihad islámica y el martirio y más tarde escribió mensajes antiestadounidenses en el interior del barco donde yacía herido, de acuerdo con una acusación federal presentada el jueves.

La acusación formal de 30 cargos contra Tsarnaev, de 19 años, incluye haber colocado bombas, un acto punible con la pena de muerte. Los cargos fueron formulados en abril. Sin embargo, los fiscales añadieron cargos por el asesinato de un oficial de Policía y el robo de un auto durante el intento de huída que costó la vida al hermano mayor de Tsarnaev, Tamerlan.

Tres personas murieron y más de 260 resultaron heridas por las dos bombas de olla a presión que estallaron cerca de la línea de meta del maratón el 15 de abril.

Dzhokhar Tsarnaev fue capturado cuatro días más tarde. Estaba escondido en un barco estacionado en un patio trasero en Watertown, Massachusetts.

Según la acusación, garabateó mensajes en el interior de la embarcación que decían, entre otras cosas: "El gobierno de Estados Unidos está matando a nuestros civiles inocentes", "No puedo soportar ver que tanta maldad quede impune" y "Nosotros los musulmanes somos un solo cuerpo; si hieres a uno nos hieres a todos".

Los hermanos Tsarnaev tenían raíces en las turbulentas regiones rusas de Daguestán y Chechenia, que se han convertido en campos de reclutamiento para los extremistas islámicos. Vivían en Estados Unidos desde hace diez años aproximadamente.

Sin embargo, la acusación no mencionó una conjura que incluyera a alguien más que a los dos hermanos, y no hizo referencia alguna a contactos directos en el extranjero con los extremistas. En su lugar, la acusación sugiere que el internet desempeñó un papel central en la radicalización de los sospechosos.

En algún momento antes del ataque, Dzhokhar Tsarnaev descargó a su computadora la edición del verano de 2010 de Inspire, una revista en inglés publicada en internet por al-Qaida, según la acusación. La revista detallaba cómo fabricar bombas con ollas a presión, polvo explosivo extraído de fuegos artificiales y metralla letal.

También descargó varios ejemplares de literatura musulmana extremista, incluyendo "La defensa de las tierras musulmanas, la primera obligación después de Imán", que aboga por "la violencia diseñada para aterrorizar a los supuestos enemigos del islam, entre otras cosas", de acuerdo con la acusación.

(AP)