17 de julio de 2013 / 02:55 p.m.

Roma• La Fiscalía de Bérgamo (norte de Italia) ha abierto una investigación por un supuesto delito de difamación con agravante de odio racial contra el vicepresidente del Senado italiano Roberto Calderoli, por sus polémicas declaraciones de corte racista contra la ministra de Integración, Cécile Kyenge.

Según informaron hoy fuentes judiciales, Calderoli, del secesionista y conservador partido Liga Norte, ve ahora cómo llega hasta las autoridades judiciales las palabras que pronunció en la noche del sábado en un mitin de su formación, donde comparó con un "orangután" a Kyenge, la única ministra del Ejecutivo de raza negra y de origen congoleño.

El fiscal Francesco Dettori ha decidido iniciar el procedimiento tras la denuncia presentada por la Coordinación de Asociaciones para la Defensa del Medioambiente y de los Derechos de Usuarios y Consumidores (Codacons) tanto en Roma como en Bérgamo, provincia esta última a la que pertenece la localidad en la que Calderoli pronunció las polémicas palabras, Treviglio.

La Codacons había pedido que se investigara si en las declaraciones de Calderoli, cuya dimisión han exigido políticos de distinto signo, pudieran incluirse "daños al orden público y a la dignidad humana" o también "instigación al odio racial e injurias a una institución constitucional".

Tras haber hecho acopio de todos los artículos de prensa sobre el mitin en el que pronunció esas frases y de la grabación audio de las mismas, Dettori ha entregado el caso a dos fiscales de su equipo para que se encarguen de la investigación.

El escándalo surgió este domingo, cuando los medios se hicieron eco de unas declaraciones realizadas la noche anterior durante un mitin de la Liga Norte por Calderoli, ministro de Simplificación Normativa en el último Gobierno de Silvio Berlusconi (2008-2011).

"Yo me consuelo cuando navego en Internet y veo las fotografías del Gobierno. Amo a los animales, a los osos y lobos como es conocido, pero cuando veo las imágenes de Kyenge no puedo dejar de pensar, aunque no digo que lo sea, en las facciones de orangután", dijo Calderoli el sábado.

Estas palabras motivaron las exigencias de dimisión por parte de distintos exponentes políticos y una dura condena del primer ministro, Enrico Letta, quien pidió al líder de la Liga Norte y presidente de la región de Lombardía, Roberto Maroni, que pusiera fin al clima de enfrentamiento surgido en el seno de su partido con la polémica.

Este martes Calderoli compareció para dar explicaciones en el pleno del Senado, donde descartó su dimisión y pidió públicamente perdón a la ministra de Integración, prometiendo que nunca más atacará a ningún rival político con ofensas de ese tipo, que calificó de "execrables".

EFE