9 de octubre de 2013 / 10:50 p.m.

España.- Tres activistas de un grupo feminista con el torso desnudo interrumpieron el miércoles una sesión en el Congreso español durante la intervención del ministro de Justicia, al grito de "el aborto es sagrado".

Las tres mujeres -una ucraniana, una francesa y una española- pertenecientes al grupo ucraniano Femen comenzaron a gritar desde una de las gradas del recinto cuando el ministro Alberto Ruiz-Gallardón contestaba una serie de preguntas.

El grupo reivindicó el acto en su página web y criticó la reforma propuesta por el Gobierno español a la actual ley del aborto, que plantea endurecer las condiciones para permitir la interrupción voluntaria del embarazo.

"'¡Sal de mi vagina!', este mensaje se envió a los políticos en España y, en particular, al ministro de Justicia (...), que es el principal activista de la ley que prohíbe el aborto", dijo Femen en su página web.

La interrupción causó un gran estupor en el Congreso, mientras las mujeres, que llevaban escrito en el torso desnudo el mensaje "El aborto es sagrado", gritaban y se resistían a ser desalojadas del lugar.

El ministro de Justicia, que no tocó el tema del aborto en la sesión del miércoles, criticó los aplausos que algunos diputados dieron a las activistas.

Femen afirmó en su página web que el acto del miércoles era el primero de una campaña del grupo contra el plan de reforma de la ley del aborto en España.

"Las instituciones católicas en colaboración con el Gobierno intentan imponer las normas de la 'santidad' en la vida diaria de las mujeres españolas, y quieren tener el control total sobre su cuerpo", dijo Femen.

Tras el desalojo, las mujeres fueron trasladadas a una comisaría.

El Código Penal español contempla penas de prisión de seis meses a un año y multas de 12 a 24 meses para quienes promuevan manifestaciones ante las sedes del Congreso, del Senado o de una Asamblea Legislativa, "alterando" su normal funcionamiento.

La activista española quedó en libertad tras prestar declaración ante la policía, mientras que sus dos compañeras fueron liberadas con la única obligación de fijar un domicilio en España donde puedan ser notificadas del desarrollo del caso.

Femen ha protagonizado protestas en toda Europa, la mayor parte de ellas contra la detención en Rusia de las integrantes del grupo musical Pussy Riot el año pasado.

Reuters