AP
14 de mayo de 2016 / 07:46 a.m.

Los Ángeles.- Una tarde al regresar de la escuela, Diane Guerrero encontró su casa vacía. La actriz estadounidense tenía apenas 14 años cuando se quedó completamente sola porque sus padres fueron detenidos para ser deportados a su natal Colombia.

La depresión, la ansiedad y la inestabilidad emocional que sufrió a raíz de la separación de sus progenitores son algunos de los puntos que aborda en su nuevo libro de memorias "In the Country We Love: My Family Divided", al igual que su eventual desarrollo profesional y su trabajo en las exitosas series televisivas "Orange Is The New Black", de Netflix, y "Jane The Virgin", de The CW.

En esencia el texto de 257 páginas, publicado la semana pasada por Henry Holt and Co., ilustra el drama de una de las problemáticas del actual sistema migratorio: niños estadounidenses que se quedan solos en este país luego que sus padres son deportados y tienen que valerse por sí mismos para sobrevivir. Unos 4,1 millones de niños estadounidenses tienen al menos un padre que vive en el país sin autorización, de acuerdo con el Instituto de Políticas Migratorias.

"Se comenta mucho en las noticias, se ve mucha retórica sobre lo que es un inmigrante y lo que es un deportado pero no se escucha ninguna historia real. Creo que no hemos tenido la oportunidad de contar nuestro lado de la historia", dijo Guerrero durante una entrevista reciente con The Associated Press al explicar por qué escribió el libro.

"Aquí estoy, una ciudadana estadounidense diciendo, 'Epa, el sistema me falló. Soy una buena ciudadana. Contribuyo a esta sociedad y aquí estoy, compartiendo mi historia. ¿Qué es lo que vas a hacer ahora?''', agregó la actriz de 29 años nacida en Nueva Jersey.

Tal como lo había hablado con sus padres desde los siete años, Guerrero decidió quedarse con amigos en este país porque aquí había más oportunidades que en Colombia. Su hermano mayor, Eric, también fue deportado, dejando atrás a una hija de cuatro años.

"Mis padres fueron claros desde el principio. Todos los días hablábamos de esto, así que yo estaba muy consciente de lo que pasaba y mi padre hizo un buen trabajo al prepararme en caso de que ocurriera lo inevitable", expresó. "Quería seguir mis sueños y terminar lo que mis padres comenzaron cuando vinieron en busca de mejores oportunidades. Fue una decisión difícil y, en retrospectiva, no sé si hubiera hecho algo diferente".

Así comenzó una odisea en la cual estuvo tan deprimida por la falta de sus padres, las deudas y otros factores que trató de quitarse la vida, relata en el libro, también disponible en audio-libro a través de Audible.com

"Ya en la universidad, la ansiedad y el dolor y la confusión como que comenzaron a afectarme en los últimos años. Todo lo que hacía o trataba de hacer era más difícil de lo normal porque no tenía a mis padres ni su apoyo", relató la actriz. "Pasé por muchas etapas, pasé por depresión, que es algo de lo que muchas veces no hablamos cuando se trata de comunidades de indocumentados y familias deportadas".

Su amor por el arte comenzó en la escuela secundaria, cuando estudió en el BostonArts Academy. Luego asistió al Regis College y estudió para ser asistente legal hasta que finalmente se decidió por seguir su sueño y se inscribió en Boston Casting.

"Hay luz al final del túnel", dijo. "Sé que hay cosas que dan miedo y que podemos tener muchos temores, pero lo que podemos hacer ahora es informarnos e informar a otros. Podemos unirnos a este movimiento, podemos entender que nuestras historias son valiosas, que son importantes y que, ... quiéranlo o no, formamos parte del tejido de este país y tenemos que luchar para ser parte de él porque somos parte de él, independientemente de cuanta gente nos diga que no lo somos".

Inspirada en los dreamers que públicamente dijeron que vivían en el país sin autorización y que se sentían estadounidenses, Guerrero contó su historia en noviembre del 2014 a través de un artículo en el diario Los Angeles Times.

La reacción fue inmediata. Pocos días después, saludó al presidente Barack Obama en un evento en Las Vegas en el que el mandatario defendió las órdenes ejecutivas que había anunciado un día antes en favor de los inmigrantes que viven en el país sin autorización.

Su trabajo en "Orange Is The New Black" y "Jane The Virgin" le han redituado un éxito y una popularidad que está usando para promover la inscripción de votantes y la nacionalización, en colaboración con organizaciones como Immigrant Legal Resource Center y Mi Familia Vota.

"Tras contar mi historia en este libro, me siento mucho mejor, tengo una mejor idea de quién soy y no siento que estoy engañando a otra gente. Y lo más importante, no siento que me estoy engañando a mí misma", dijo.

"Quiero que la reforma migratoria se concrete y quiero que sea integral y quiero que incluya la posibilidad de nacionalización y quiero estar involucrada políticamente todos los días", añadió. "Estoy haciendo esto y me siento bien porque antes estaba como flotando, no estaba siendo un ente político y no sabía cuáles eran mis responsabilidades hacia mi comunidad y ahora las he encontrado".