18 de julio de 2013 / 02:01 p.m.

Washington• La influyente Asociación Nacional del Rifle (NRA), el principal grupo pro armas, afirmó que la defensa propia “es un derecho humano fundamental” y acusó al gobierno del presidente estadunidense Barack Obama de “explotar” la muerte del joven negro Trayvon Martin en Florida en 2012 con el fin, según aseguró, de impulsar el control de armamento.

El director ejecutivo del Instituto de Acción Legislativa de la NRA, Chris W. Cox, salió ayer al paso del llamado que hizo el martes en Orlando (Florida) el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, en el que cuestionó las leyes estatales que contribuyen a aumentar y no a disminuir la violencia armada en el país.

En su discurso ante la Asociación Nacional para el Avance de Gente de Color (NAACP, en inglés), Holder afirmó que, independientemente del caso en Florida, “es hora de cuestionar leyes que sin sentido expanden el concepto de defensa propia y siembran peligrosos conflictos en nuestros vecindarios”.

Holder ofreció ese discurso tras el veredicto, el sábado pasado, que absolvió de los cargos de asesinato en segundo grado y homicidio a George Zimmerman, el ex vigilante comunitario acusado de matar al joven negro desarmado Trayvon Martin, en febrero de 2012.

Pero, en una declaración escrita, Cox atacó la postura de Holder, y acusó al gobierno de Obama de “explotar” la muerte de Martin.

“El fiscal general no logra entender que la autodefensa no es un concepto, es un derecho humano fundamental. El enviar un mensaje de que la defensa propia legítima es la culpable (de la muerte de Martin) es algo desmesurado”, dijo Cox.

Eso “demuestra una vez más que esta Administración explotará las tragedias para impulsar su agenda política”, puntualizó Cox.

La defensa de Zimmerman no se apoyó en la ley estatal de Florida puesta por Holder en tela de juicio, conocida en inglés como Stand Your Ground (Defiende tu territorio) y promulgada por el entonces gobernador republicano Jeb Bush en 2005.

No obstante, la defensa sí convenció al jurado, compuesto por seis mujeres, de que Zimmerman actuó en defensa propia porque Martin lo había atacado primero.

La fiscalía, por su parte, argumentó infructuosamente que Zimmerman infundió miedo a Martin al perseguirlo con su arma hasta provocar un enfrentamiento que acabó con la vida del joven de 17 años.

Su muerte ha atizado el debate nacional sobre las relaciones raciales en Estados Unidos, la aplicación de la justicia, y la utilidad de leyes que permiten el uso de fuerza letal en defensa propia.

El domingo, al hacer un llamado para frenar la violencia generada por las armas, también el presidente Obama pidió a los estadunidenses reevaluar qué acciones están tomando para “ampliar el círculo de compasión y entendimiento en nuestras propias comunidades”.

La ley de Florida permite que la gente recurra incluso a la fuerza letal si percibe que su vida corre peligro en sus viviendas, negocios, vehículos o demás sitios donde tienen “un derecho legal a estar”.

Al menos 22 estados del país cuentan con leyes similares, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales.

Mientras, un funcionario de alto rango de la fiscalía de Florida, despedido tras testificar en el caso Zimmerman, tomará acciones legales contra instancias del gobierno estatal.

Ben Kruidbos, director del departamento de tecnología de la información de la oficina de la Fiscalía de Florida, interpondrá una demanda por despido injustificado contra la fiscal especial del Estado, Angela Corey.

Kruidbos recibió una carta de despido el pasado 11 de julio, un día antes de que el jurado del juicio contra Zimmerman, declarado no culpable de la muerte de Martin, comenzara a deliberar sobre el caso que ha conmocionado a Estados Unidos.

AGENCIAS