7 de abril de 2013 / 05:42 p.m.

Seúl • La fiscalía de Seúl ha acusado a tres ciudadanos surcoreanos de trabajar con un pirata informático de Corea del Norte, al sospechar que habrían comerciado con datos personales de millones de usuarios de Internet.

Los acusados, además, le habrían comprado programas para poder ejecutar páginas web ilegales en Corea del Sur, en un momento en el que continúan las investigaciones para esclarecer un ataque masivo a numerosas entidades surcoreanas producido a mediados de marzo.

Tras el ciberataque masivo, que paralizó durante varios días los sistemas informáticos de las principales cadenas de televisión y entidades financieras del país, el Gobierno surcoreano anunció el fortalecimiento de su unidad especial para prevenir este tipo de ataques, ante la sospecha de la autoría de Corea del Norte.

En este sentido, según expertos del Sur, se cree que Corea del Norte cuenta con un "ejército cibernético" compuesto por cerca de 3.000 "hackers" de elite.

La fiscalía detuvo, además, a uno de los surcoreanos acusados, de 28 años e identificado como Choi, imputado por violar la Ley de Seguridad Nacional, mientras que los otros dos, su hermano de 29 años y un otro implicado de 34, no fueron detenidos pero sí acusados como colaboradores.

Choi, afincado en China, habría trabajado con un "hacker" norcoreano, identificado como Han, que se cree ha sido espía del régimen de Kim Jong-un de 2007 a 2012, y que actualmente trabaja para una empresa de software dependiente del Gobierno de Corea del Norte, detalló la agencia Yonhap.

Según las pesquisas, Choi habría obtenido información personal de millones de usuarios para distribuir mensajes "spam" sobre páginas web de pornografía y apuestas, y comprado programas norcoreanos para poder realizar envíos masivos e incluir en esos mensajes virus informáticos.

"Hemos encontrado evidencias de que los piratas informáticos norcoreanos están bien entrenados y trabajan para operadores en China de páginas web ilegales además de desarrollar programas para empresas surcoreanas", afirmó un miembro de la fiscalía, en declaraciones recogidas por Yonhap.

Según las investigaciones, desde agosto de 2011 hasta enero de 2012 Choi habría ganado cerca de 1.14 millones de dólares a través de operaciones ilegales en un portal de las que habría prometido un reembolso del 20 por ciento de sus ganancias a colaboradores norcoreanos.

 EFE