2 de septiembre de 2013 / 01:01 p.m.

Estambul • Un informe del Ministerio del Interior de Turquía, filtrado a un diario local, señala que la policía empleó en numerosas ocasiones una fuerza excesiva contra los manifestantes de la plaza Taksim y el parque Gezi de Estambul, que entre mayo y julio pasado mantuvieron en vilo a todo el país eurasiático.

El documento ministerial, cuyo contenido fue publicado hoy por el periódico local "Milliyet", investiga casos concretos de abuso policial en Estambul y Esmirna.

Allí se empleó gas lacrimógeno a corta distancia contra civiles desarmados y pacíficos o cargas con porras por parte de policías de paisano, no identificados con chalecos o de otra manera.

Los investigadores han concluido que numerosos casos confirman el empleo de "fuerza excesiva" y vulneración de las normas, y sus conclusiones ya han dado lugar al inicio de investigaciones judiciales en el interior del cuerpo policial, asegura el diario.

Aún queda por completar la parte del informe referido a la capital Ankara y a Antakya, otras dos ciudades con gran actividad de protestas, añade "Milliyet".

La investigación viene tras semanas de polémica por el uso continuo de agua a presión, gas lacrimógeno, balas de plástico y cargas violentas, que causaron numerosos heridos graves, pérdidas de ojo y parálisis parcial.

En total, durante las protestas murieron cinco manifestantes y un policía; este último por accidente al precipitarse al vacío mientras perseguía a unos activistas.

De los cinco manifestantes, dos murieron por un disparo de arma de fuego, uno por el impacto de un bote de gas en la cabeza, otro tras ser apaleado por desconocidos entre los que se hallaron aparentemente policías de paisano.

Según las conclusiones preliminares de la investigación, otro más fue atropellado por un civil en una barricada.

Además se sospecha que dos personas que murieron de ataques de corazón pudieron fallecer por haber estado expuestos de forma reiterada al gas lacrimógeno.

 — EFE