21 de mayo de 2013 / 10:25 p.m.

Teherán • El Consejo de Guardianes de la Revolución, que supervisa la vida política de Irán, ha admitido sólo ocho candidatos para las elecciones presidenciales del próximo 14 de junio, informó hoy la agencia oficial iraní, Irna.

El secretario de la Oficina Electoral del Ministerio del Interior, Seyed Solad Mortazavi, dijo oficialmente a la agencia que sólo ocho de los 686 aspirantes inscritos han sido aprobados por el Consejo, entre ellos cinco conservadores, cercanos al líder supremo, ayatolá Ali Jamenei, y tres que se presentan como independientes.

Los dos principales opositores a la línea que sigue el líder supremo, el ex presidente reformista moderado Akbar Hashemi Rafsanyani y el nacionalista conservador y liberal en cuestiones sociales Esfandiar Rahim Mashaei, han sido descalificados.

Entre los conservadores principalistas admitidos destaca Said Jalili, secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional y principal negociador internacional del país en materia nuclear, que podría ser el próximo presidente de Irán.

También están los conservadores Mohamad Bagher Qalibaf, alcalde de Teherán; Gholam Ali Hadad Adel, parlamentario y ex presidente del Parlamento; Ali Akbar Velayati, asesor del líder supremo y ex ministro de Exteriores; y Mohsen Rezaei, ex comandante del Cuerpo de Guardianes de la Revolución y actual secretario del Consejo del Discernimiento.

Los otros tres candidatos admitidos se presentan como independientes, aunque Hasan Rohani y Mohamad Reza Aref están considerados reformistas moderados y Mohamad Qarazi, que ha desempeñado cargos públicos con distintas administraciones, no tiene ninguna adscripción.

La descalificación de Rafsanyani y Mashaei supone un paso más en el camino de los conservadores hacia la reducción de la base del régimen y también conlleva el riesgo de fuertes protestas de los sectores excluidos.

Con estas ocho candidaturas, las elecciones presidenciales del próximo junio serán las más restringidas de la historia de la República Islámica de Irán desde su implantación en 1979, con sólo un sector del régimen con fuerza para ganar los comicios y todo el resto relegados o proscritos.

Hoy mismo, antes de conocerse la decisión del Consejo de Guardianes, la oficina de Rafsanyani y el propio Mashaei defendieron su cualificación para ser presidente de Irán y respondieron a los sectores conservadores islámicos que habían pedido que se les excluyera como candidatos.

EFE