10 de diciembre de 2013 / 02:29 a.m.

El Salvador.- Las maras o pandillas de El Salvador, responsables de la mayoría de los crímenes que se cometen en el país, están adquiriendo armas para incrementar su accionar en respuesta a los operativos policiales, denunció el ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Perdomo.

"Nuestras informaciones nos llevan a que las pandillas han incrementado la adquisición de armas para incrementar su nivel de peligro, de criminalidad y de control territorial", afirmó Perdomo en conferencia de prensa.

El responsable de la seguridad pública de El Salvador denunció una "reacción más violenta de parte de los pandilleros" en respuesta a los operativos de la policía en las zonas controladas por las maras o pandillas.

Según el funcionario de seguridad, además "hay problemas de división al interior de las pandillas, hay un problema que lleva a la confrontación para el control de poder, (y) hay (un) esquema de depuración al interior de las pandillas y eso explica el incremento de la violencia".

Perdomo reveló que en lo que va del año han contabilizado 114 ataques armados contra agentes policiales, en los que varios policías han resultado heridos y otros han fallecido.

"No vamos a consentir incrementos de ataque contra policías, vamos a ser implacables contra todo aquel que ataque a un agente policial y a su familia", advirtió.

Perdomo aseguró que el 50% de los homicidios que se cometen en el país son atribuidos a las pandillas y agregó que el 35% de las víctimas son miembros de esas estructuras criminales.

En lo que va del mes de diciembre, las autoridades de seguridad contabilizan 54 homicidios en todo el país, un promedio de 6,8 asesinatos violentos al día. En el mismo periodo de 2012 se registraron 39 homicidios.

Perdono también expresó su preocupación por el incremento de las deportaciones de salvadoreños desde Estados Unidos, que en este año podrían llegar a las 38.000. Según datos de Seguridad, el 25% de estas personas tienen antecedentes criminales y expedientes penales.

Aunque los líderes de las principales pandillas han dicho que la tregua se mantiene firme, la violencia generada por el accionar de estos grupos sigue alarmando a los salvadoreños.

El proceso de pacificación con las pandillas se inició el marzo de 2012, cuando se registraban 14 homicidios diarios, y los líderes de las pandillas Mara Salvatrucha MS13 y el Barrio 18 acordaron una tregua entre ellos para dejar de matarse y bajar la cifra de muertes violentas.

En El Salvador, las pandillas establecidas en populosos barrios del país están integradas por más de 60.000 jóvenes y adolescentes. Más de 10.000 están presos.

Según un censo del ministerio de Justicia y Seguridad, elaborado en 184 de los 262 municipios del país, se estima que los miembros de pandillas y sus familias alcanzarían las 470.242 personas.

La investigación agrega que casi el 10% de la población tiene relación con las pandillas o vive de las pandillas.

AP