6 de marzo de 2013 / 01:06 a.m.

San José, Costa Rica • La "emotividad" y la memoria del presidente Hugo Chávez marcarán el proceso electoral relámpago que, de acuerdo con la Constitución, debe organizarse en Venezuela para elegir un nuevo mandatario en los próximos 30 días, de acuerdo con el analista político argentino Daniel Zovatto.

Zovatto, director regional del Instituto por la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA, por su sigla en inglés), dijo hoy a Efe que tras la muerte de Chávez vienen días de definiciones claves en el país sudamericano, empezando por cómo se realizará el proceso de sucesión de poder.

Según la Constitución venezolana, si el presidente muere en los primeros cuatro años de Gobierno, es necesaria la convocatoria a nuevas elecciones en un plazo de 30 días. "Tras la muerte de Chávez el reloj comienza a correr si se quiere hacer una transición apegada a la Constitución", explicó Zovatto.

En ese escenario, la primera pregunta es quién quedará al mando del país durante el próximo mes, pues esto depende de si el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) considera que, a pesar de no haberse juramentado el pasado 10 de enero, Chávez había asumido oficialmente el cargo para su cuarto periodo consecutivo de gobierno.

En ese caso, quien estaría al frente de Venezuela los próximos 30 días es el vicepresidente Nicolás Maduro, quien además parece ser el candidato natural para presentarse a las elecciones por el oficialismo, pues fue designado por el mismo Chávez como su sucesor desde diciembre.

Sin embargo, si el TSJ considera que Chávez no pudo asumir el poder de forma oficial, quien debe gobernar Venezuela el próximo mes es el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello. En cualquier caso, subrayó el analista, de lo que no hay dudas es del mandato constitucional para convocar a elecciones.

La otra incógnita de este escenario es quién sería el candidato de la oposición, aunque la opción más obvia parece ser Henrique Capriles, candidato por consenso para los comicios de octubre del año anterior. "Habrá que ver si la oposición será capaz de llegar de nuevo a un consenso y unirse detrás de la figura de un candidato único, sobre todo con tan poco tiempo disponible", señaló Zovatto.

Para el analista, esta campaña relámpago que podría vivir Venezuela estará cargada de emotividad, con la figura de Chávez aun muy presente en la memoria colectiva, un elemento que jugaría a favor del oficialismo.

Sobre Maduro, el director de IDEA considera que es el líder que el oficialismo ha venido proyectando en los últimos meses como hombre de autoridad y el heredero legítimo de Chávez.

"Estos meses han sido estratégicos para el oficialismo para resolver lo mejor posible las diferencias internas y para posicionar a Maduro como un líder sólido. La oposición tiene al frente otra dura campaña", razonó.

EFE