8 de diciembre de 2013 / 09:01 p.m.

Kabul .— Las autoridades afganas proceden con lentitud en la ejecución de la ley que protege a las mujeres de los matrimonios forzados, la violencia familiar y las violaciones, denunció el domingo la ONU.

La misión de las Naciones Unidas en Afganistán determinó en un informe que, no obstante el mayor número de denuncias de violencia contra las mujeres presentadas desde la promulgación de la ley hace cuatro años, han sido pocos los juicios y las sentencias condenatorias.

En un comunicado, Navi Pillay, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, describió la ley como "un hito" y "un gran logro de todos los afganos".

"Sin embargo, esa ley ha afrontado lentitud e inconsistencias en su aplicación, debido a que la policía continúa siendo renuente a hacer que se cumpla la prohibición jurídica contra la violencia y prácticas nocivas (que afectan a las mujeres), mientras que fiscales y tribunales obran con lentitud en la ejecución de las protecciones que provee le normativa", agregó.

En agosto de 2009 fue decretada la ley de Eliminación de la Violencia contra la Mujer en Afganistán.

Afganistán promulgó su ley de Eliminación de la Violencia Contra la Mujer en agosto de 2009. Tipifica como delito el matrimonio infantil, la venta y compra de mujeres como forma de arreglar disputas, las agresiones y más de una decena de otros actos de violencia y abuso cometidos contra las mujeres.

Las mujeres han recuperado muchos de los derechos que perdieron durante el régimen del Talibán de 1996 a 2001, cuando el movimiento islámico fue depuesto en la invasión estadounidense que siguió a los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos.

En el régimen del Talibán, las menores tenían prohibido ir a la escuela, en tanto que las mujeres eran obligadas a permanecer encerradas en sus casas y a cubrirse la cabeza y la cara con velos.

Existen temores de que muchas de esas libertades se reduzcan una vez que partan las fuerzas extranjeras a finales del año entrante y se lleven consigo gran parte de la ayuda internacional y demás asistencia que habían traído a Afganistán.

"La ley, cuando se aplica, ha brindado protección a las mujeres afganas que afrontan violencia", dijo Georgette Gagnon, directora de la misión de derechos humanos.

Sin embargo, agregó que "la mayoría de las víctimas femeninas continúan principalmente desprotegidas debido a la falta de investigación en la mayoría de los incidentes, y persiste un número de denuncias menor a los casos reales de violencia generalizada contra las mujeres y niñas debido a la discriminación, normas sociales vigentes y prácticas culturales, así como por temor a represalias y amenazas de muerte".