EFE
30 de agosto de 2013 / 09:30 p.m.

Los Ángeles, EU • Al menos 35 pandilleros integrantes de la banda Rollin' 30s Harlem Crips fueron arrestados en el sur de Los Ángeles (California, EU), tras un amplio dispositivo policial que involucró a centenares de agentes locales y del FBI, informaron hoy las autoridades.

 

La policía confiscó 32 armas de fuego durante la operación en Los Ángeles, estado de California (oeste), que cuenta con una gran población de origen hispano. Según las autoridades, los detenidos podrían afrontar penas de hasta 30 años en prisión.

 

Los arrestos, que ocurrieron el jueves, suponen la culminación de la operación "Thumbs Down", una investigación iniciada en 2012 para localizar a los líderes de la pandilla, una de las diez más peligrosas de Estados Unidos, que cuenta con cerca de mil miembros, explicaron las autoridades federales.

 

La pandilla operaba principalmente en las zonas de las avenidas Jefferson y Martin Luther King, así como Normandie Avenue y Crenshaw Boulevard, sector donde han ocurrido 29 homicidios, 1,100 robos y 1,075 asaltos en los últimos cinco años, según el Departamento de Policía de Los Ángeles.

 

De acuerdo con las autoridades, la pandilla está dividida en tres facciones: "The Avenues", "Denker Park" y "39th Street". Cada una opera en áreas geográficas independientes dentro del territorio marcado y tiene sus propios cabecillas. Sin embargo, en los últimos tiempos la actividad de la banda se ha expandido más allá del sur de Los Ángeles.

 

Durante la investigación, la Policía encontró en redes sociales fotos asociadas a la pandilla en las que aparecían niños haciendo el gesto típico de la banda mientras posaban con armas. Según el diario Los Angeles Times, en una de las imágenes aparecía una niña con un pijama de Disney que sostenía un rifle.

 

"Es una cultura de violencia", comentó el comandante Bill Scott, del cuerpo de Policía de la ciudad. "Cuando creces en una cultura así, la violencia es algo secundario. Es como parte de su naturaleza. Es un círculo que estamos tratando de romper", sostuvo Scott.