8 de mayo de 2013 / 02:07 a.m.

Jerusalén, Israel • El alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, rechazó hoy cualquier posibilidad de que los palestinos puedan tener algún día soberanía sobre una parte de la ciudad santa y propuso que en su lugar renombren a Ramala como "Jerusalén Norte".

En una entrevista con el diario The Times of Israel, adelantada hoy por su edición digital, Barkat consideró "ilegal" la presión internacional para que Israel cese de construir asentamientos en la parte oriental de la urbe y aseguró que "en el ADN de Jerusalén estaba el ser una ciudad unida bajo una única soberanía judía".

En vísperas de que Israel celebre mañana el "Día de Jerusalén" que conmemora la unificación de la ciudad bajo control israelí tras la Guerra de los Seis Días de 1967, el alcalde afirmó también que "es ridículo que los judíos no puedan rezar en el Monte del Templo" o Explanada de las Mezquitas.

Los palestinos reclaman que Jerusalén Este sea la capital de su futuro Estado mientras que la comunidad internacional no reconoce la anexión de la parte oriental de la ciudad por parte de Israel, que en 1980 aprobó la Ley de Jerusalén que la declaró la capital "eterna e indivisible" de su Estado.

La cuestión de Jerusalén es clave para los palestinos para la resolución del conflicto en base a una solución de dos estados. El jefe negociador palestino, Saeb Erekat, aseguró el pasado marzo que "no habrá nunca un Estado palestino sin que Jerusalén Este sea su capital" y recalcó que "ésta es una verdad palestina".

A juicio de Barkat, la reclamación de los palestinos "es inaceptable e inviable" y "esa manera de pensar no nos llevará a ningún lugar, sólo a un lugar sin salida".

"Si los palestinos quieren una capital en Jerusalén pueden renombrar Ramala como 'Jerusalén' o 'Jerusalén Norte'", afirmó el alcalde, cuya entrevista se publica en un momento en que el secretario de Estado de EU, John Kerry, redobla sus esfuerzos para intentar reanudar el estancado proceso de paz.

El regidor, elegido en 2008 al frente de una formación de carácter local y que se presentará a la reelección el próximo octubre, consideró un "terrible error" la propuesta realizada en 2008 por el entonces primer ministro israelí, Ehud Olmert, a los palestinos para llegar a una solución de dos estados con Jerusalén como su capital.

Según los datos difundidos por la Oficina Central de Estadísticas de Israel con motivo del "Día de Jerusalén", la población de la ciudad a finales de 2011 ascendía a 804.400 habitantes, un 62 por ciento de ellos judíos, un 35 por ciento musulmanes y un 2 por ciento cristianos.

Mañana está prevista una manifestación multitudinaria convocada por la derecha nacionalista israelí y que suele concluir en la parte palestina de la ciudad para celebrar el 46 aniversario de la "reunificación" de la urbe.

EFE