24 de septiembre de 2013 / 03:18 p.m.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, ofreció millones de dólares de su propio bolsillo a ciudades europeas que tengan proyectos de progreso a fin de extender al extranjero su campaña para convertir las ciudades en laboratorios cívicos en momentos en que está a punto de terminar su mandato en el cargo.

 El multimillonario empresario convertido en político invitó el martes a unas 600 ciudades europeas de gran tamaño a que compitan por nueve millones de euros (unos 12 millones de dólares) en premios de su propia fundación por planes novedosos para mejorar la vida urbana.

"Son un gran creyente del poder de las ciudades en la formación del futuro", destacó Bloomberg en una declaración a The Associated Press antes de una conferencia de prensa en la municipalidad de Londres. Indicó que la competencia centrará la atención en "las ideas audaces que puedan surgir de Europa y se puedan esparcir por todo el mundo".

Tomando como modelo la contienda Bloomberg Philanthropies que concede un premio de nueve millones de dólares a cinco ciudades de Estados Unidos este año, la competencia europea busca ideas para resolver problemas o hacer un gobierno más eficiente o con mejores relaciones vecinales.

Pueden participar ciudades de 100.000 habitantes o más en 40 países. Los ganadores de un gran premio de cinco millones de euros y de cuatro premios de 1 millón de euros serán anunciados el próximo año por esta misma época.

"Las ciudades desempeñan un papel vital en la recuperación de las naciones en aprietos por toda Europa", destacó el alcalde Matteo Renzi, de Florencia, Italia, en una declaración. El y su homólogo de Londres, Boris Johnson y la alcaldesa Hanna Gronkiewicz-Waltz de Varsovia, Polonia, participaron con Bloomberg en una conferencia el martes.

En la más reciente versión estadounidense de Desafío a los Alcaldes, el principal premio de cinco millones de dólares fue concedido en marzo a Providence, Rhode Island. Su proyecto tenía como objetivo mejorar el vocabulario de los niños brindándoles grabadoras si sus padres aceptaban, contando las palabras que los niños escuchaban y entrenando a los padres.

Otras cuatro ciudades ganaron premios de un millón de dólares. Houston, Filadelfia, Chicago y Santa Mónica, California, también desarrollan sus proyectos.

AP