4 de noviembre de 2013 / 01:56 a.m.

 Toronto.- El alcalde de Toronto, Rob Ford, se disculpó el domingo por haber bebido de más en público y admitió la necesidad de reducir su consumo de alcohol, pero el gobernante de la ciudad más grande de Canadá no mencionó los señalamientos sobre presunto consumo de drogas y afirmó que continuará en su puesto pese a la creciente presión para que renuncie.

"Voy a soportar esta tormenta", agregó Rob Ford.

El funcionario habló en su programa semanal de radio después que la policía dijo que había obtenido una copia de un video en el cual al parecer se le veía fumando una pipa con cocaína crack. Ford no habló sobre el contenido de la cinta, alegando que no podía hablar sobre un video que no ha visto.

"Sé que debo beber menos", dijo Ford.

Ford admitió haber cometido "errores" y que no podía cambiar el pasado, pero prometió que "enfrentaría la tormenta".

"Deseo seguir adelante pero para hacerlo debo hacer cambios en mi vida, que les aseguró que haré", dijo Ford.

Ford se negó a tomar un receso laboral o a renunciar.

"Sinceramente les pido disculpas. No hay absolutamente excusa alguna, a nadie a quien culpar sino sólo a mí mismo", destacó Ford. "Voy a luchar como nadie ha visto nunca antes para ganar las próximas elecciones".

Ford reconoció que no debería haber bebido en público cuando se presentó en el festival callejero Taste of the Danforth (Sabor de Danforth), en agosto.

El alcalde dijo también que había estado "fuera de control" después del Día de San Patricio en 2012. Un portavoz emitió una declaración la semana pasada sobre un incidente de que los guardias de seguridad municipales que dijeron haber visto a Ford "muy embriagado", con dificultades para caminar e insultando a sus colaboradores.

En el reporte sobre el incidente se dijo que a las 2:30 de la tarde del Día de San Patricio, Ford "fue hasta el escritorio de los guardias de seguridad sólo con media botella de brandy francés St. Remy". Dijo que el alcalde les dijo que le habían robado su automóvil y que deseaba llamar a la policía. Los guardias le dijeron que el vehículo estaba en su casa y le quitaron la botella antes de llamar a un taxi para que lo llevara.

Ford destacó: uno no puede "andar por ahí con media botella de brandy" en la municipalidad a las 2 de la tarde.

En su programa radial, Ford dijo que había aceptado tener un chofer a tiempo completo, una propuesta que había rechazado antes por considerar un derroche del dinero de los contribuyentes.

Los votantes tendrán la última palabra en las elecciones municipales de octubre de 2014, cuando Ford tiene intención de buscar su reelección.

AP