EFE
22 de junio de 2013 / 01:21 a.m.

Santiago • La alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, advirtió hoy que no permitirá que el Ejército de Chile se haga cargo de los colegios ocupados por estudiantes y que deberían ser utilizados como centros de votación en las elecciones primarias presidenciales del próximo 30 de junio.

"Yo responsablemente no voy a dejar pasar al Ejército a los establecimientos con niños adentro, y del gobierno si no va a ayudar, por lo menos, no trate de perjudicar a los que estamos tratando de resolver esto. Lo que hay que buscar aquí es priorizar el diálogo", advirtió Tohá en declaraciones a Radio ADN.

La alcaldesa de Santiago aseguró que "la mayoría de los colegios con los que hemos hablado nos han comprometido que van a entregar los establecimientos antes del día en que tiene que entrar el Ejército. El Ejército entra a las 00:00 horas del jueves", aclaró.

Decenas de establecimientos educacionales, incluidas varias universidades, se encuentran ocupados por los estudiantes como parte de su exigencia de cambios en el modelo educativo chileno que lleven a la gratuidad de la enseñanza y a terminar con el lucro.

Tohá aseguró que de parte de los estudiantes han ido encontrando una respuesta bastante positiva en general "y yo trataría estos días que las autoridades más bien se jueguen por ese camino y tratemos de ir en esa dirección en lugar de empezar desde hoy a hacer amenazas".

Las declaraciones de la alcaldesa hacía alusión a los dichos de la portavoz del Gobierno chileno, Cecilia Pérez, quien dijo que la única forma de desalojar (los colegios) es que sea una petición de los sostenedores, alcaldes, hacia la autoridad policial.

"También que lo haga el Servicio Electoral (Servel) de pedírselos a los alcaldes. Tengo la impresión que esa decisión no está en la voluntad de los alcaldes; por lo tanto, a quien corresponde determinar si los locales de votación ya elegidos por Servel se mantienen o se cambian es al propio Servicio Electoral", subrayó.

Sin embargo, más tarde, el ministro chileno del Interior, Andrés Chadwick, aclaró los dichos de Pérez, al enfatizar que la responsabilidad de restablecer el orden público y asegurar la normalidad del proceso de primarias era resorte del Ejecutivo.

Agregó que "evaluaremos la situación para efectos de, si es necesario, proceder a los desalojos correspondientes para cumplir con la ley, y que los locales estén a disposición del sistema electoral", aseguró Chadwick. Según lo dispone la ley, el Ejército chileno debe hacerse cargo en todo el país de los establecimientos que servirán como centros de votación.

El próximo 30 de junio, en las primarias presidenciales lucharán por un cupo para los sufragios presidenciales del 17 de noviembre próximo los ex ministros del actual Gobierno Andrés Allamand y Pablo Longueira, del Pacto Alianza.

En tanto, el opositor Nueva Mayoría lo integran la ex presidenta Michelle Bachelet, el independiente Andrés Velasco, que fue ministro de Hacienda de la ex mandataria; el aspirante del Partido Radical Social Demócrata, José Antonio Gómez, y el ex alcalde y candidato de la Democracia Cristiana, Claudio Orrego.

De las primarias de fines de junio, las primeras regladas por ley en la historia de Chile, saldrá el candidato único con el que cada bloque se presentará a los comicios presidenciales de fines de año. En las primarias no participan otros candidatos, como el ex socialista Marco Enríquez-Ominami, que en las presidenciales de 2009 obtuvo el 20.1 % de los votos.

También aspiran a la Presidencia los economistas Franco Parisi, Marcel Claude y Alfredo Sfeir, así como Roxana Miranda, del Partido Igualdad, aunque el apoyo a estos últimos es por el momento minoritario.