10 de junio de 2013 / 12:22 a.m.

Magdeburgo • Miles de personas tuvieron que dejar sus hogares en el este de Alemania el domingo debido a la ruptura de un dique en el río Elba, mientras que vastos sectores de terrenos agrícolas eran inundados en un intento de que el agua no llegue a las casas, en medio de pronósticos de nuevas lluvias para la región.

En Magdeburgo, una de las ciudades más antiguas del este de Alemania y capital regional, unas 23 mil personas tuvieron que evacuar luego de que los niveles del río Elba subieran a un récord de 7.48 metros, alrededor de 5 metros sobre lo normal, superando el punto alcanzado por unas devastadoras inundaciones en el 2002.

"Ayer (sábado) ayudamos a cargar sacos de arena para asegurar la ciudad. La atmósfera es sumamente sombría y atemorizante porque muchas personas tienen que dejar sus casas", dijo la residente Liane Nagen.

En la última semana se han producido al menos una decena de muertes como resultado de las inundaciones en Alemania, Austria, Eslovaquia, Polonia y la República Checa.

Funcionarios dijeron que más de 8 mil personas fueron evacuadas en bus desde pueblos y ciudades alrededor de Aken, al sur de Magdeburgo. Algunos se llevaron a sus mascotas y animales de granja con ellos.

Un dique construido en la confluencia de los ríos Elba y Saale reventó pese a los intentos por estabilizarlo. También se presentaron rupturas en otra represa y una unidad de emergencia dijo que los altos niveles del agua posiblemente generarán más presión sobre los diques de la zona en los próximos días.

Más de 36 mil personas fueron evacuadas a lo largo de Sajonia-Anhalt. En Brandenburgo, un estado mayormente rural que rodea la capital Berlín, algunos residentes fueron evacuados y se planificó inundar zonas deshabitadas.

Los daños por los anegamientos en Alemania podrían llegar a más de 6 mil millones de euros (7 mil 930 millones de dólares), de acuerdo al Instituto Colonia de Investigación Económica.La canciller Angela Merkel, que enfrenta elecciones en septiembre, ha prometido ayuda por 100 millones de euros (130 millones de dólares) para las zonas inundadas.

En Hungría, el río Danubio también se apresta a superar niveles récords en Budapest para el domingo por la noche y el primer ministro Viktor Orban anunció que se reforzarían los diques en puntos críticos para proteger a la ciudad de las inundaciones.

Los anegamientos empezaron a afectar a Hungría el viernes, pero hasta ahora las autoridades, soldados y miles de voluntarios han podido proteger a las localidades y ciudades situadas a orillas del Danubio, apilando más de tres millones de sacos de arena junto a los diques.

La automotriz Susuki, uno de los principales exportadores de Hungría, dijo que debido a las inundaciones detendría el lunes la producción en su planta de Esztergom, en el norte de Budapest.

REUTERS