4 de enero de 2013 / 03:28 p.m.

 El Gobierno alemán considera posible llegar a un consenso en el parlamento para la creación de un depósito nacional definitivo de residuos nucleares que entraría en funcionamiento en el año 2030.

""La fecha se puede cumplir si conseguimos aprobar un proyecto de ley antes de las elecciones generales"" previstas para este otoño, afirma el ministro de Medio Ambiente, Peter Almaier, en declaraciones hoy al diario Leipziger Volkszeitung.

El político cristianodemócrata y hombre de confianza de la canciller, Angela Merkel, defiende que ese proyecto de ley sea aprobado por los partidos de la coalición gubernamental y la oposición parlamentaria.

Asimismo reconoce que tienen ""una pequeña ventana temporal. Tras las elecciones de la Baja Sajonia (el próximo 20 de enero) y antes de Semana Santa deben tomarse las decisiones y cerrar el acuerdo"".

Altmeier es partidario además de un único almacén definitivo para los residuos atómicos de Alemania y lamenta que la pugna entre los partidos haya imposibilitado un acuerdo al respecto en las últimas tres décadas.

""Queremos buscar juntos y en todo el país. Ningún lugar debe ser privilegiado, pero tampoco debe haber lugares descartados previamente"", señala el titular de Medio Ambiente.

El ministro afirma además que la decisión de abandonar la energía nuclear en el país a principios de la próxima década es "definitiva" y que no ve ""bajo cualquier constelación política posibilidad alguna de un renacimiento de la energía atómica en Alemania"".

— EFE