— EFE
3 de septiembre de 2013 / 03:43 p.m.

 Jerusalén • Un camión sospechoso en el que viajaban dos palestinos generó hoy el estado de máxima alerta en el principal aeropuerto de Israel y paralizó todas las actividades aéreas y terrestres hasta que fueron detenidos a sólo doscientos metros de la principal terminal.

El incidente ocurrió a las 03.30 hora local (00.30 GMT) cuando un camión se saltó el control de seguridad en la carretera que da acceso al aeropuerto de Tel Aviv, informa la edición digital del diario Yediot Aharonot.

 

La seguridad decretó el estado de alerta máxima por temor a que se tratase de un camión explosivo y todos los vuelos fueron cancelados inmediatamente durante una hora.

 

Según la fuente, durante una persecución de cerca de cuatro kilómetros los agentes de seguridad abrieron fuego para detener el vehículo, lo que consiguieron a unos doscientos metros de la Terminal 3, la más importante del aeropuerto y donde en ese momento había miles de pasajeros.

 

Shmuel Zakai, director del aeropuerto, explicó que los dos ocupantes del vehículo "trataron de escapar a pie y fueron arrestados (...) El aeropuerto volvió a la normalidad después de verificar que no se trataba de un atentado terrorista".

 

Según la investigación preliminar de los hechos, los dos palestinos, procedentes de las ciudades cisjordanas de Yenín y Kalkilia y que se encontraban en Israel sin permiso, robaron el camión en una localidad israelí vecina y, aparentemente por error, entraron desde la autopista en la carretera que conduce al aeropuerto, donde las primeras medidas de seguridad comienzan en los accesos.

 

El incidente, ocurrido un día antes de que comience el año nuevo judío, Rosh Hashaná, ha generado retrasos en numerosos vuelos, entre ellos los de miles de ultraortodoxos que suelen celebrar la fiesta en Ucrania junto a la tumba de un santón.