26 de febrero de 2013 / 01:32 p.m.

 El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visitará hoy, martes, un centro de construcción y reparación naval en Newport News (Virginia) para hacer hincapié en el impacto económico de los recortes al gasto público previstos a partir del viernes en el presupuesto destinado a Defensa.

A tres días de que venza el plazo para que se ejecuten esos recortes si el Congreso no logra un acuerdo fiscal, Obama se desplazará por la mañana hasta la ciudad de Newport News y dará un discurso a partir de las 13:00 hora local (18.00 GMT) en un astillero que provee diferentes tipos de buques, como portaaviones y submarinos, entre otros, a la Armada estadounidense.

Newport News está ubicado en el estado de Virginia, donde buena parte de la población está vinculada a la industria militar y, por tanto, se verá afectada por los recortes de más de 85 mil millones de dólares, la mayoría de éstos en el presupuesto destinado a Defensa, que entrarán en vigor el 1 de marzo si el Congreso no lo evita.

Según las previsiones de la Casa Blanca, si esas reducciones se aplican unos 90 mil funcionarios civiles del Departamento de Defensa en Virginia verán reducidos sus salarios y tendrán que tomarse excedencias obligatorias.

Además, se tendrá que cancelar el mantenimiento de 11 buques en la base naval de Norfolk, una de las más grandes del mundo, y habrá retrasos en varios proyectos, de acuerdo con la Casa Blanca.

Obama instó este lunes a los gobernadores a que ayuden a presionar para que el Congreso se comprometa a lograr un acuerdo que evite los drásticos recortes.

Por una decisión del Congreso en 2011, si no hay un acuerdo de largo alcance sobre la reducción del déficit, el 1 de marzo entrarán en vigor esas reducciones automáticas del gasto público.

Los recortes, que ascienden a 1.2 billones de dólares durante los próximos 10 años, provocarían una reducción indiscriminada del presupuesto de toda la burocracia federal, excepto para algunos programas obligatorios para gente pobre, como el Medicaid, que ofrece asistencia médica, y loscupones de alimentos.

Tras un breve receso, el Congreso retomó ayer sus actividades, aunque las propuestas de demócratas y republicanos para evitar los recortes presupuestarios siguen muy distantes.

Los republicanos elaboran un plan que dejaría en pie los recortes pero daría al Gobierno más flexibilidad para decidir cómo y dónde aplicarlos.

Mientras, los demócratas plantean realizar recortes en algunos programas sociales en combinación con una reforma fiscal para aumentar los impuestos a los ciudadanos más ricos, algo a lo que se oponen los republicanos.

EFE