20 de marzo de 2013 / 02:01 a.m.

"Sabemos donde están las armas químicas. No es un secreto que están allí" afirmó la presidenta del Comité de Inteligencia del Senado, la demócrata Dianne Feinstein, mientras la OTAN se declaró preparada por si es llamada para participar en el conflicto.

 

Washington DC -Baltimore • El presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el republicano Mike Rogers, aseguró hoy que cree que hay "altas probabilidades de uso de armas químicas en Siria", aunque añadió que aún necesitan una "verificación final".

"Necesitamos esa verificación final, pero dado todo lo que sabemos acerca del último año y medio, yo llegaría a la conclusión de que o están listos y preparados para utilizarlas, o de hecho ya las han utilizado", afirmó Rogers a la cadena CNN.

La presidenta del Comité de Inteligencia del Senado, Dianne Feinstein, se expresó en términos similares tras tener acceso a puerta cerrada a los últimos documentos de inteligencia estadunidense sobre la situación en Siria.

"Sabemos donde están las armas químicas. No es un secreto que están allí, y creo que las probabilidades son muy altas de que vamos a ver tiempos oscuros, y creo que la Casa Blanca debe estar preparada", afirmó Feinstein, senadora demócrata por California. "Creo que con los días se están volviendo más desesperados. El régimen está más desesperado", agregó.

Por el momento, la Casa Blanca no ha comentado estas acusaciones, y ha reiterado que sigue vigilando estrechamente la situación en Siria. No obstante, el jefe de gabinete presidencial, Denis McDonough, declaró esta mañana que el empleo de armas químicas supondría "un cambio en las reglas de juego" y "actuaríamos de manera acorde".

Por su parte, el jefe del mando supremo aliado de la OTAN en Europa y de las fuerzas estadunidenses en ese continente, el almirante James Stavridis, dijo hoy que sus fuerzas están preparadas ante una eventual llamada para participar en el conflicto en Siria.

Ante un comité del Congreso, el almirante afirmó que la Alianza Atlántica "considera un amplio abanico de operaciones", entre las que se barajan el establecimiento de una zona de exclusión aérea y apoyo armamentístico a la oposición siria, así como imponer un embargo contra el régimen de Bashar al Asad.

En un intercambio de preguntas con el senador republicano y excandidato presidencial John McCain, Stavridis confirmó que las baterías de misiles Patriot de la OTAN en Turquía servirían para imponer la zona de exclusión a lo largo de la frontera norte de Siria.

Stavridis opinó que el conflicto sirio ha fortalecido la relación a nivel militar con Turquía, miembro de la Alianza Atlántica, y consideró que Ankara podría contribuir si se intenta responder a cazas o misiles Scud sirios.

El militar afirmó que Siria corre el riesgo de caer en un conflicto étnico-religioso como el que desintegró la antigua Yugoslavia y opinó que el país se enfrenta a un "futuro de venganzas, matanzas y ataques religiosos". Según el almirante, "es difícil ver las piezas de Siria volviendo a juntarse" después de dos años de guerra civil entre fuerzas rebeldes y las del régimen de Bashar al Assad.

Stavridis ve la situación en Siria "cada vez peor", con más de 70 mil muertos, un millón de refugiados y un número aún mayor de desplazados internos, tras casi dos años de guerra civil entre fuerzas rebeldes y gubernamentales.

EFE