MULTIMEDIOS DIGITAL
17 de enero de 2017 / 02:42 p.m.

ESPECIAL.- A diferencia de cualquier novia tradicional, Amanda Seyfried no quiere llevar el típico vestido blanco. 

La estrella, embarazada de su prometido Thomas Sadoski, asegura que no quiere ser el centro de atención.

"Voy a premieres arreglada todo el tiempo. Fui a la gala del Met el año pasado en un vestido de novia de Riccardo Tisci; he sido la novia billones de veces", expresó la actriz a Vogue Australia.

Habrá que esperar a la boda para ver cuál color elegirá.